Fabricio Rodriguez es un cantautor y virtuoso armonicista nacido en la ciudad de Villa María (Córdoba). Radicado desde hace 10 años en Capital Federal ha desarrollado una amplia carrera en la música recorriendo diversos géneros como rock, country, música celta, blues, tango y folklore, y ha colaborado con reconocidos artistas de la música Argentina como León Gieco, Alejandro Lerner y Abel Pintos.

Después de 8 años vuelve a visitar Rosario, y en exclusiva para De Coplas Web nos cuenta sobre su recorrido en la música y sus próximos proyectos.

Por Mariela Balbazoni


M: Fabri, contame de tus primeros recuerdos con la música…

F: Mi primer recuerdo es haber agarrado la guitarra por escuchar un disco de León Gieco… Eso es lo que me hizo decir “esto es lo que quiero ser” y, después, también fue León el que despertó el interés en mí por la armónica, cantar, componer… A través de él fui descubriendo muchas cosas con la música, desde el rock hasta la música folk americana, pasado por nuestro folklore, claro. La obra de León es muy amplia.

Pero mis comienzos, en gran parte, se debe a la admiración por la obra de León Gieco.

 

M: Y el entorno de tu familia, o de tu lugar, Villa María, ¿era un entorno musical?

F: No se dedicaban pero les apasionaba la música. Mi padre, que hoy es mi manager, tocaba la guitarra y, de hecho, descubro a León y otros artistas a través de él; y mi madre también tocaba la guitarra y cantaba: de chico que me enseñaba a hacer voces, cantábamos juntos (risas). Pero nunca se dedicaron, eran apasionados y me lo transmitieron y yo me volqué a estudiar y hacer de la música una profesión, recibí mucho apoyo de su parte cuando terminé el colegio y les dije que quería seguir estudiando música. Siempre me apoyaron, hasta el día de hoy que son mi equipo de trabajo.

 

M: Qué bueno, porque muchas veces los padres son un gran sostén en el camino de la música que es muy arduo.

F: es lo más importante, creo, contar con el apoyo de la gente alrededor. El mensaje de mi padre fue que lo que eligiera trate de hacerlo de la manera más responsable posible. Incluso, ellos fueron los que me empujaron a venir a Bs As. cuando vieron que en Villa María ya había llegado a un techo. Siempre estuvieron cerca, y eso es lo más importante para cualquier persona, contar con ese tipo de apoyo.

 

M: Y cómo fue el desarraigo, tu ida a Bs As y el comienzo de otra etapa de la carrera.

F: Cuando estaba en Villa María tenía un grupo de rock, Mr. Mojo, donde más de la mitad de músicos eran rosarinos (Javier Allende, Bonzo Morelli, Marcelo Gallego, Carlo Seminara), y yo organizaba festivales de blues en Villa María (estaba más vinculado a ese género) así que empecé a conocer artistas como Miguel Botafogo, Adrián Otero, Luis Robinson, mucha gente a los que llevaba a los festivales y que cuando decidí venir a Bs. As., a los 21 años, me abrió puertas. Por ejemplo, Botafogo me invitó a salir de gira con él, imaginate yo recién llegaba y estaba desorientado en Capital, tener la posibilidad de trabajar en capital y en el interior con él me ayudó mucho. Después se empezaron a dar colaboraciones con otros artistas, como Abel Pintos, para grabar en sus discos, conocer a León y tener la posibilidad de trabajar con él, y tocar con artistas que nunca me imaginé, como, Lito Nebia… Eso me generó esa decisión que era muy dura, pero sabiendo que era el lugar donde quería estar para nutrirme musicalmente.

 

M: ¿Y cómo es tu relación con la armónica, ese instrumento tan portátil que se puede usar en cualquier momento?

F: Yo creo que uno tiene una relación tan natural con el instrumento que lo toma como una guitarra, un saxo o un piano. Lo que sucede es que para la gente sigue siendo un instrumento atípico, diferente, que te llama la atención, sigue siendo el instrumento de bolsillo, entonces cual alguien aparece tocando un tango, una chacarera, deslumbra más allá del intérprete. Yo la relación con el instrumento no la analizo tanto porque me es muy natural y he descubierto que es un instrumento que no tiene límites en cuanto a lo melódico, puedo tocar tango, chacarera, hacer música irlandesa, pop, etc.

 

M: Si, y muchas veces es el instrumento que se enseña en las escuelas o que se regala a los niños para que jueguen… ¿Hay una estigmatización del instrumento?

F: Claro, es como la flauta dulce que te dan en la escuela y uno la subestima. A mí, por ejemplo, la flauta dulce nunca me gustó y hace poco un compañero de banda me hizo ver un video de una mujer haciendo música clásica con flauta dulce y la verdad que es increíble, me llamó la atención cómo se puede apreciar el instrumento viéndolo de otra manera. Para todos la armónica es el instrumento de bolsillo porque así se ha vendido a lo largo de los años, y después aparecen tipos como Franco Luciani que demuestran que se puede interpretar del modo que él lo hace, que es increíble… Cuando te interiorizás en eso comenzás a ver el instrumento de otra manera.



M: Contame un poco qué vas a estar presentando el viernes.

F: Nosotros arrancamos una gira desde el 5 de Enero hasta Mayo, una gira muy extensa con casi 37 presentaciones, presentándonos en muchísimos festivales de verano, y tenía la cuenta pendiente de hacer presentaciones en ciudades que para mí son muy importantes y que sea algo más íntimo, fuera del público de los festivales, así que decidimos hacer esta presentación en Sala Lavardén el viernes 20 de Abril, que fue el último lugar donde toqué en Rosario hace 8 años… Mucho tiempo.

En Rosario vamos a estar presentando el disco del 2016 “Un día a la vez”, que nos debíamos esa presentación y va a haber amigos invitados como el Bonzo Morelli, reviviendo nuestra banda Mr. Mojo.

Por otro lado, el sábado 21 voy a estar en Capital y el 27 en Córdoba. De esa forma cerramos esta gira muy extensa.

 

M: Y estas planificando algún material nuevo discográfico.

F: Sí, tenemos casi toda la pre-producción terminada, pero no sabemos cuando vamos a poder grabar porque el 10 de mayo comenzamos la gira por USA, que nos demanda bastante tiempo. Al volver creo que vamos a  entrar a grabar y no tenemos decidido si lanzamos este año o el que viene. No estamos apurados porque este año fue de mucha actividad y estamos terminando de difundir el último disco en algunos lugares.


Video “Un día a la vez” 

 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.