Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com

Edición: Lara Pellegrini


Era una noche especial, por diversas razones: aniversario de La Yapa y noche previa al acto electoral.
Tomás Lipán fue protagonista excluyente al ofrecer un recital que quedará en la memoria de quienes lograron su ansiada ubicación en un espacio desbordado por la alta convocatoria del artista jujeño.
En la apertura, el quinteto vocal e instrumental femenino Warmi Sumaj mostró su saludable propuesta artística.
Lipán arrancó en solitario con la zamba  Trago de sombra, la obra de Jaime Dávalos y Eduardo Falú que también cantó  el público.
“Muchas gracias, qué lindo volver a Rosario”, dijo Tomás en el saludo, proponiendo luego el primer brindis de la noche .
Siguió con zambas:  Sapo cancionero y Jujuy para dos, ya con el grupo integrado al escenario y con los primeros bailarines en la pista.
Fue visitando todos los ritmos norteños hasta completar veinticinco canciones, siempre con la participación activa de la gente.
Después de los bailecitos Linda purmamarqueñita y Viva Jujuy, invitó a bailar cueca.
Los bailarines aceptaron la invitación y coparon los pasillos mientras Lipán y su grupo ofrecían su versión de A Santa Catalina. Antes de cantarla, Tomás resaltó la figura de Arsenio Aguirre, el creador del tema, nacido en Juncal y criado en Rosario.
“No soy mucho de las chacareras, pero quiero homenajear a Atahualpa”, comentó para introducir su versión de Chacarera de las piedras.
La cercanía entre mesas y escenario permitía que el público lo saludase todo el tiempo. “Me hace acordar de los carnavales en mi pago, donde todos estamos mezclados”, dijo,  agradeciendo el afecto.
Volvió al ritmo de zamba con Siete de abril y pidió aplausos para los bailarines que se quedaron en la pista porque Tomás les propuso “una zamba muy bonita para bailar”.  Se refería a su versión, casi inmejorable,  de Jujuy mujer.
Prometió  tocar todos los ritmos norteños, incluyendo taquiraris y carnavalitos, entre otros.
Desató una gran fiesta enganchando  Naranjitay , Ojos azules y Hoy estoy aquí.

 

Se tomó un descanso, volvió a brindar y explicó que “así como en la quebrada los géneros musicales son el carnavalito y el huayno, en otra zona de más calor el género es el pin pin. Para bailarlo no hace falta saber coreografías.”
Recordó su infancia, sus rondas de carnavalitos en danzas comunitarias y se dispuso a ceder espacio a los músicos.
En el pin pin, la saya y el tinku, lucieron el quenista Raúl de María, el charanguista Hugo Cardona y el guitarrista Luis Bravo.
Volvió a rescatar la obra de Atahualpa, con una impecable versión de Piedra y camino.
“Con dos maimareños, voy a cantar esta zamba”, dijo refiriéndose a sus compañeros Cardona y Bravo. Lo hizo anunciando  La maimareña, una zamba “carnavalera y quebradeña”.
“Cantamos todos eh?”, dijo, invitando al público para un segmento de canciones populares por todos conocidas. Fue un momento de profunda conexión con la gente.
Todos cantaron (cantamos) Luna cautiva y Tonada del viejo amor, ésta última con el recitado de apertura en el tono en que lo hacía Jaime Dávalos.
Pasada la medianoche convocó a Marcelo Petit.
Al propietario de La Yapa, la pulpería que estaba cumpliendo doce años, Tomás le reconoció el esfuerzo por sostener un espacio folklórico en tiempos duros para los emprendimientos culturales.
Público y artistas sumaron voces para homenajear con el bailecito coya de “feliz cumpleaños”.
Antes de Desde el puente carretero, pidió aplauso para Vitillo Abalos, recientemente fallecido,  y también realizó un extenso recuerdo de la figura del “Bocha” Iacopetti, el creador de Me gusta Jujuy cuando llueve, una de las más pedidas y esperadas.
Para el tramo final eligió los bailecitos El picha picha y Quisiera que salga un tigre, la cueca La plumita y se despidió con los carnavalitos Carnavalito quebradeño y El humahuaqueño.
Agotado y satisfecho, propuso otro brindis por el aniversario de La Yapa y se retiró del escenario, dispuesto a recibir el reconocimiento de un público que tuvo activa participación durante toda la noche.
Con su propuesta artística, Tomás Lipán, lejos del divismo y del marketing, tiene la particularidad de generar  gratísimos momentos de encuentro que demuestran la riqueza del patrimonio cultural argentino.

3 comentarios para “Tomás Lipán en Rosario. Auténticos sonidos de la quebrada de Humahuaca

  1. Mirta dice:

    Así es el querido Tomás, donde vaya siempre se torna en una fiesta.

  2. Mirta dice:

    Así es con el querido Tomás, donde se presente siempre se produce una fiesta.Además. llevó un hermoso repertorio.

  3. Isabella dice:

    Los musicos del Bondi cantan su verdad y en su andar evocan a Julio Lopez (“?Donde esta?”), Carlos Fuentealba y la deuda pendiente que el Estado argentino tiene con los pueblos originarios. Sus canciones suenan a zambas y chacareras, pero dicen algo presente, contemporaneo y hasta juegan con sonidos modernos. Por ejemplo, en “Sacha churi”, de Luciano Canete, una vibrante guitarra electrica coquetea durante todo el tema con la voz pampeana del cantor. “El disco tiene mucho fuego y mantiene el sentido de la justicia, de lo no dicho. Los artistas del Bondi tenemos como bandera la verdad. Somos individuos que tenemos muchas cosas para decir”, se entusiasma el rionegrino Toledo. Aunque la mayoria son composiciones propias, en el Bondi tambien esta la esencia de referentes del folklore como Ricardo Vilca, un talentoso compositor andino que murio casi en el anonimato y que era capaz de trasladar a la Quebrada de Humahuaca a quien escuchara sus melodias instrumentales. Dos de sus piezas mas hermosas suenan en el disco: “Misachico de cangrejillos” (por Pecchia) y “Quebrada de sol y de luna” (por Arias). En esta sintonia, Arias tambien grabo una emblematica cancion que no falta en sus shows: “Kolla en la ciudad” (Nestor Gea-Sebastian Castro). Se destacan tambien la chacarera “Chaca que machaca” (Canete), la dulce zamba “Luna nortena” (G. Molina y J.P. Ance), la nostalgica “Mishkila” (Ruiz), la urgente “Como no lo viste” (Che Joven) y la paisajistica “Miramar” (Bolletta), entre otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.