El notable músico argentino recibió el título honorífico en un acto realizado en el Espacio Cultural que depende de la institución educativa. En la ceremonia, se destacó su trayectoria y su compromiso con la música argentina.


El doctorado es la distinción más importante que otorga la Universidad pública. En este caso, la resolución 009/22, que fue leída en la ceremonia, tuvo carácter unánime en el seno del Consejo Superior de la UNR.

El artista, que recibió sostenidos aplausos en la bienvenida, compartió la ceremonia con Franco Bartolacci (rector), Alejandro Vila (decano de Humanidades y Artes) y Adriana Notta (directora de la Escuela de Música).

A. Vila, R. Barboza, F. Bartolacci y A. Notta. Fotos: Ayelén Collado – ECU

El decano de Humanidades y Artes, que ejerció el padrinazgo, destacó que “es un día especial, sobran los motivos para reconocer a Raúl Barboza. Luego agregó que “en el año en el que la Universidad cumple setenta y cinco años, este es un momento histórico”. Vila le dio al músico la bienvenida al cuerpo docente de la UNR y, en nombre de la institución, le agradeció por su compromiso y su trayectoria.

La directora de la Escuela de Música leyó datos de la infancia y de los comienzos artísticos de Barboza y también se refirió a la trayectoria nacional e internacional, mencionando además algunos de los numerosos premios recibidos. La directora resaltó que en la UNR se dicta la carrera de Tecnicatura en acordeón, la primera en Latinoamérica. Luego de los fundamentos, como indica el protocolo, Notta propuso la distinción “por el compromiso con la difusión del chamamé en el mundo”.

“Gracias por concedernos el privilegio de incorporarlo al claustro docente de la UNR, querido maestro”, expresó el rector. La autoridad máxima de la institución agregó a los fundamentos que “le agradecemos no sólo por la trayectoria, sino además por dar su testimonio de vida que nos interpela y nos moviliza”. “Muchas gracias por su arte, maestro, bienvenido a la UNR”, concluyó.

Luego de dar lectura a los tres artículos de la resolución, el rector le tomó a Raúl Barboza el juramento de rigor y le entregó el diploma y la medalla correspondientes. “No me resulta fácil expresarme luego de tantos elogios a mi persona”, dijo el músico al comenzar con el agradecimiento.

Dirigiéndose al público, Raúl Barboza apeló a su memoria para compartir algunas reflexiones. Recordó que el primer chamamé que tocó fue La torcaza, tema compuesto por Adolfo, su padre, en 1948 cuando tenía 10 años. Recordó momentos de su infancia, hablando de sus padres, reconoció la ayuda de Piazzolla para sus primeras incursiones por Europa y también mencionó especialmente la compañía de Olga, su esposa.

Algunas de las reflexiones de Barboza, significan enseñanzas para las nuevas generaciones. “Si el reconocimiento no llega, igual hay que continuar. No se sabe cuándo llegará eso, pero, si no se hace nada, nunca se reconocerá nada. Mi intención nunca fue ser un número uno, lo que siempre quise hacer es tocar, tocar y tocar”, dijo en su discurso.

Raúl Barboza. Fotos: Ayelén Collado – ECU

Barboza destacó la presencia de colegas. En el auditorio se encontraban Carlos Pino, Monchito Merlo, Homero Chiavarino, Simón Merlo, Lucas Polichiso, Thito Amantte y Marcelo Petetta, entre otros. A Carlos Pino lo invitó al escenario y los dos referentes de la música litoraleña se fundieron en un cálido abrazo.

En el final de la ceremonia, el genial acordeonista expresó: “les agradezco mucho, me voy con el corazón pleno de alegría y ganas de seguir tocando nuestra música”. El escenario se preparó luego para un mini-concierto, a modo de regalo del homenajeado para los asistentes. Con Nardo González (guitarra), ofreció cuatro temas. Antes de tocar Alma guaraní, destacó a Damasio Esquivel (creador de la obra), porque “habla de nuestro acervo, lo dice todo”. Agregó Llegando al trotecito y dos obras compuestas durante su estada en Francia: Pindovy y Los saltos del Guaira.

“Me fui, pero me llevé el paisaje, el canto de los pájaros, los sonidos de mi tierra”, dijo en la despedida.

Un comentario para “Raúl Barboza, Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Rosario

  1. Laura Gori dice:

    Merecido reconocimiento! Muy buen informe!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.