En este año tan particular, las Orquestas Infantojuveniles de la ciudad tuvieron que reacomodarse para poder continuar con el valioso trabajo artístico y humano que realizan con cientos de chicos y chicas a través de la música. Encontraron en la radio, ese «medio tan democrático, tan accesible, tan antiguo, tan libre» -como manifiesta una de las profes-, la forma de seguir vinculándose.

Por Flavia Campeis | flaviacampeis@hotmail.com

Foto de portada: Mica Pertuzzo – Orquesta Tablada


Las orquestas infantojuveniles han tenido desde sus orígenes innumerables desafíos, necesidades, historias que han dado forma a su esencia, reforzando la idea de que no sólo se trata de aprender a tocar un instrumento, sino fundamentalmente se trata de “el encuentro”, de la acción colectiva que posibilita la transformación social desde la inclusión, la igualdad de oportunidades y derechos entre niñas, niños y adolescentes.

En la provincia de Santa Fe existe una Red de Orquestas Infantiles Juveniles que está compuesta por 45 escuelas y más de 1.250 alumnos y alumnas. A partir de tres emblemáticas orquestas de Rosario y la región, vamos a conocer cómo estos espacios transitan este año en contexto de pandemia y aislamiento, cómo tuvieron que innovar en sus modos de encontrarse para continuar aprendiendo colectivamente.

Orquesta Infantil y Juvenil El Triángulo. Foto: Gentileza El Triángulo

El origen

La historia de las orquestas si bien puede diferir en sus orígenes en los últimos años ha sido similar y hasta hermanada, no solo porque muchas veces comparten docentes, sino también porque han realizado presentaciones conjuntas y proyectos que los entraman.

Las orquestas sinfónicas infantojuveniles de La Tablada y El Triángulo de Rosario, y la de Granadero Baigorria, como todas, han tenido sus vaivenes a lo largo del tiempo. Gracias al trabajo colectivo de su comunidad lograron sostener espacios aún cuando las y los docentes tenían que trabajar sin remuneración y con incertidumbre sobre la continuidad al terminar cada ciclo lectivo. Las tres crecieron a partir del proyecto de Orquestas del Bicentenario del Ministerio de Cultura de la Nación, implementado desde 2009 y luego debieron soportar durante el gobierno de Mauricio Macri el desfinanciamiento del proyecto. Resistieron, mostraron su importancia haciendo sonar alto su concepción del arte y en 2019 lograron que se otorguen los cargos a las y los docentes por medio del Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe, pasando a depender de los establecimientos educativos donde funcionan.

Si bien las tres tienen una historia similar El Triángulo nació varios años antes. La orquesta ubicada en el barrio que lleva el mismo nombre, en zona oeste de la ciudad de Rosario, surgió en 2004 como una iniciativa de profesores, padres, madres, chicos y chicas de la Escuela Nº 518 «Fray Mamerto Esquiú». En sus primeros años se financió con el arduo trabajo de su comunidad y en 2012 lograron ingresar al programa de Orquestas del Bicentenario, desde el que nacieron las orquestas de Tablada y Granadero Baigorria.

Sosteniendo el encuentro a distancia

Cuando se decretó en todo el país el aislamiento social, preventivo y obligatorio el 20 de marzo pasado, las orquestas no habían empezado a funcionar, recién se encontraban en etapa de inscripción de sus participantes. Con la extensión de la cuarentena los planteles docentes debieron encontrar modos de sostener los vínculos y el espíritu de la orquesta, sin perder de vista que la mayoría de los integrantes no disponen de los recursos necesarios para trabajar de manera virtual, ya que pertenecen a barrios vulnerados y muchas veces no cuentan con buena conexión a internet o la tecnología adecuada. Así el equipo docente pasó de dar clases vinculadas a lo estrictamente musical a realizar videos semanales, dar clases por videollamada, idear propuestas para que los chicos y chicas puedan realizar actividades en sus casas. En ese contexto, la idea que desafió y enamoró fue hacer radio.

La orquesta y la radio

Las tres orquestas organizaron micros en las radios comunitarias más cercanas: Tablada en FM La Hormiga, Triángulo en Radio Comunitaria Aire Libre y orquesta de Granadero Baigorria en FM Poriajhú, de Capitán Bermúdez.

Con esta iniciativa las y los docentes tenían que aprender a guionar, editar, entrevistar, producir un micro radial, sacando los aprendizajes afuera del aula, a la espera de la imperiosa necesidad de encontrarse en conciertos, pero sonando esta vez en el aire radial para seguir llegando lejos.

Julia Martínez es la directora de la Orquesta Sinfónica y Juvenil El Triángulo y también da clases en Granadero Baigorria y Fray Luis Beltrán; sobre cómo surgió la idea de hacer radio, que tuvo su puntapié desde El Triángulo, Julia contó: “pensando en que sea una propuesta inclusiva de trabajar con el grueso de nuestros alumnes y no con los poquitos que tenían el instrumento o conectividad, así fue que nació el micro en la radio comunitaria del barrio, Aire Libre de la biblioteca popular La Cachilo, en el programa Salamanqueando que sale los viernes de 18 a 20 hs.” Sobre esta idea Julia explicó: “la radio es un modo fácil de llegar a nuestros alumnes porque ni siquiera necesitan wifi y pueden escuchar con una radio cualquiera. Además, nos pareció importante porque a través de la palabra escrita y hablada nos permite acercarnos de otra manera, tanto a que los chicos escuchen la voz del profe, como nosotros a escuchar la voz de ellos. Y es una manera de difundir la orquesta dentro del barrio con la esperanza que cuando se pueda volver, puedan anotarse más chicos, chicas y chiques que no conocían la existencia de la orquesta”.

Cecilia Zabala es profesora de contrabajo en la Orquesta Tablada (que funciona en la Escuela Nro. 114 «Justo Germán Deheza», de Bv. Segui 101 bis) y también contó como fue el acercamiento a la radio: “por la preocupación de qué hacer con casos de dificultad de conexión o no conectividad directamente, surgió la idea de hacer un micro de radio, que es en lo que más hemos trabajado este año y viene del impulso que tuvo la orquesta El Triángulo” y agregó: “esto nos impulsó a decir: probemos este otro medio tan democrático que es la radio, tan accesible, tan antiguo, tan libre. Nos parece un medio parecido a la orquesta, comunitario, que se hace en el barrio, de libre acceso. Nos pareció que también era un archivo a futuro y un testimonio actual de cómo es la educación en cuarentena y desde lo emotivo y lo afectivo nos sigue pareciendo sumamente importante. La radio permite enfocarnos en algo que es exclusivamente sonoro, en épocas de sobreabundancia de lo visual, que genera tanto agotamiento, recuperar lo sonoro es principal”.

Sobre los nuevos modos de trabajar, Andrés Martínez, profesor de corno de las Orquestas de Triángulo y Tablada dijo: “lo mejor es seguir teniendo viva la idea de que somos un conjunto. Los chicos dicen: quiero volver a estar con los chicos, queremos volver a hacer música juntos, quiero disfrutar de los ensayos, poder jugar en los recreos” y sostuvo: “lo grupal es lo que más les está haciendo falta, lo demuestran y manifiestan”.

Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Granadero Baigorria. Foto: Gentileza Osij de G.B.

Federico Cepeda es profe de violín en la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Granadero Baigorria (que funciona en la Escuela Nro. 294 «2 de abril»), en este año tan distinto, aseguró que “para mí la orquesta empezó en septiembre cuando pudimos repartir los instrumentos” y recordó que previamente hacían videos para armar cotidiáfonos, que son instrumentos hechos con elementos que se consiguen fácilmente en casa, como cajas, vasos, gomitas, tubos, etc.

“Lo más importante de la orquesta es que se trata de generar esos valores a favor de la convivencia, como esperar que el compañero termine de tocar, saber que vas a tener una semana el instrumento y después se lo tenés que pasar a tus compañeros, cosa que es imposible hacer ahora”, aseguró Federico.

Julia Martínez resumió el trabajo de las orquestas en general en pocas palabras: “son espacios muy sostenidos por sus trabajadores, los equipos docentes y también las familias que acompañan mucho esos procesos porque valoran el proyecto”. La directora de El Triángulo cuenta esto y no deja de recordar parte de la historia que fundó a esta orquesta: “tiene una cuestión muy de base que es que los padres y las madres tienen mucha presencia, con una comisión de copa de leche para todos los chicos que van. Las familias, en los años que los profes no estaban casi cobrando, hicieron que la orquesta subsista, hacían actividades a beneficio”. En este sentido, cabe señalar que durante la cuarentena El Triángulo también recibió donaciones de una actividad a beneficio que realizó la Orquesta Utópica y ahora se están organizando para poder brindar bolsones con alimentos a las familias de los chicos que acuden. Así, la solidaridad es un modo de seguir sosteniendo el encuentro.

Ante la incertidumbre del futuro inmediato, en las orquestas se trabaja para diseñar protocolos, instrumento por instrumento, según sus características, para que cuando se pueda volver a las aulas las orquestas también puedan volver a sonar juntas. “Nunca perdemos la esperanza de volver a encontrarnos”, concluyó Andrés y en su deseo estuvieron los de todas las orquestas.

 

Escuchá los Micros de la Orquesta El Tríangulo acá 

Escuchá los Micros de la Orquesta La Tablada acá 

Escuchá los Micros de la Osij de Granadero Baigorria  acá 

 

 

Un comentario para “Orquestas infantojuveniles y el desafío de seguir encontrándose

  1. norma dice:

    GENIAL! ! Un iniciativa para replicar! Hermoso trabajo. Hermosas voces que animan y son testimonio de una juventud con amor por lo que hacen. Valiosa colaboración del programa radial como mediador para que la orquesta siga sonando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.