Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com


El cantante de Cruz del Eje publicó el primer volumen de 50 años de música, un disco de duetos, celebratorio de sus cincuenta años de carrera. Contó con la producción musical de Lito Vitale.

A los 13 años, Jairo integraba la banda de rock and roll The Twisters Boys, cuando aún en Córdoba el cuarteto no capturaba la atención de la juventud. A los 14 años lo contratan en Buenos Aires y, con el nombre artístico «Marito González», graba el iniciático Muy Juvenil, disco publicado en 1965.

“Yo cuento los cincuenta años a partir de que me llamé Jairo, porque considero que ahí arranca la parte profesional con todo lo que conlleva eso, es otro tipo de compromiso el que tenés. Lo anterior estuvo más relacionado con una etapa de aprendizaje, aunque coincido con aquellos que dicen que el aprendizaje de los artistas no se termina nunca”, explica.

Es así que Emociones, disco producido por Luis Aguilé en 1970, es considerado el primero de sus cincuenta discos, treinta y cinco de los cuales los grabó en castellano y quince en francés. En su prolífica carrera grabó más de ochocientas canciones y cantó en cinco idiomas.

Para Jairo, cantar y grabar en tiempos de pandemia fue de gran ayuda anímica. Trabajando en el proyecto, superó un problema de ansiedad que casi le provoca un ACV. “Ayuda mucho porque te saca esta pesadumbre que provoca el encierro involuntario. Aunque siempre fui bastante huraño, casi un anacoreta burgués jaja, porque en casa tengo todas las comodidades. Trabajar con Vitale haciendo un disco, modelarlo y ver cómo evoluciona, fue sanador y, en ese sentido, Lito ha sido fantástico, es súper profesional y muy sensible, es una máquina de ideas”, comenta.

Las canciones seleccionadas fueron apuntadas en función del registro vocal y el estilo de cada invitado. La nueva versión de Milonga del trovador inicia el disco y suma la participación de Eruca Sativa y Abel Pintos. “Es mi preferida, porque la compusieron Piazzolla y Ferrer y porque la hicieron para mí, eso es algo maravilloso, es el halago más grande que me pudieron haber hecho”, refiere sobre la canción que lo retrata con justeza.

Para Caballo loco, versionada en ritmo de bachata, Jairo invitó a Luciano Pereyra. Para el cantor de Luján, la canción tenía el condimento especial de ser la favorita de su mamá y, como casi todos los invitados, la llevó al estudio ya preparada y lista para grabarla.

De la dupla creativa con María Elena Walsh, surgió Queda tan lejos, también conocida como Había una vez. En esta lograda recreación, resalta la sintonía fina en el dúo con Juan Carlos Baglietto, enriquecida por Lisandro Aristimuño.  El cantautor de Río Negro aporta su tono intimista y expresivo, con el desafío de estar al mismo nivel vocal de Baglietto y Jairo.

La versión de Por si tú quieres saber tiene un arreglo despojado, con mínima instrumentación, cuyo resultado permite que se multiplique el  lucimiento de las voces de Jairo y la invitada Marcela Morelo. Milagro en el bar Unión, letra “cinematográfica” de Daniel Salzano, tiene aires bluseros y lo vocal tiene el peso específico que aportan los invitados: León Gieco y Víctor Heredia.

Jairo se fue muy joven de la Argentina, en tiempos de Onganía, el general que derrocó a Illia, el médico de su familia en Cruz del Eje. En esa época comenzó su desarrollo artístico en Europa, aunque entre 1970 y 1974 retornaba asiduamente y sumaba actuaciones en el país, siempre ayudado por Leonardo Favio, Antonio Prieto y Facundo Cabral, entre otros. Radicado en Europa fue incorporando repertorio de colegas de aquellos países. Una de esas canciones es Sol de Jamaica, conocida como Nuestro amor será un himno, de los alemanes Stein Wolff y Wolfgang Jass. Para este disco, el invitado en el tema es su hijo Yaco González, que también lo asiste como mánager e integra su grupo musical.

En el registro de El ferroviario, con Raly Barrionuevo, se percibe un clima emotivo. “Raly la escuchó una de las primeras veces que la pasaron por la radio, viajando en auto hacia Frías. A él le emocionaba mucho la letra por su relación especial con su mamá, era muy apegado, y ella había trabajado en el ferrocarril ahí en Frías, por eso su emoción fue muy fuerte”, cuenta.

Jairo cuenta siempre que, si volviera a nacer, haría exactamente lo mismo con su vida. De eso habla Volver a vivir, una canción de Salzano que indaga en el alma y en la cual, con atmósfera musical camarística, confluyen las voces de Nahuel Pennisi y Pedro Aznar.  En Le diable, los invitados son Elena Roger y Escalandrum.  El arreglo tiene la impronta de la banda liderada por Pipi Piazzolla. La obra de Piazzolla-Ferrer, cantada en francés, implica un homenaje al país que apuntaló la carrera de Jairo en Europa.

Jairo y el escritor cordobés Daniel Salzano se conocieron en Madrid y allí comenzaron una larga relación,  fruto de la cual surgieron canciones de reconocida calidad.  “Además de hacer canciones juntos, éramos muy amigos, teníamos una relación muy amorosa”, sostiene. Producto de esa labor compartida, surgió Podría bailar toda la noche contigo, la que cierra el disco. El tema no fue pensado originalmente para un disco, sino que es producto de una idea de Yaco de reunir a sus hermanos con su padre y grabarla para luego subirla a las redes. El encuentro familiar reúne las voces de Iván,  Mario, Lucía, Yaco y Jairo, en cuarentena cada uno desde su casa, con una premisa:  dedicársela a Teresa, la compañera de Jairo desde hace ya cincuenta años.  “Faltaba una canción y a Lito se le ocurrió incluir ésta, que ya era muy popular por la cantidad de vistas que tenía al subirla a las redes”, expresa. “Lito lo que hizo fue igualar el sonido de todas las voces para que haya cohesión sonora entre todas, lo demás se respetó. Mis hijos grabaron con el material que disponían, ya sea celular, Tablet, notebook ó un Ipad, con inferioridad de condiciones con respecto a nosotros”, resume.

Jimena Díaz diseño la portada del álbum. Allí también Jairo puso su arte: dibujó un doble auto-retrato en el cual el joven cantante de los inicios abraza al actual.  Con Vitale ya trabajan en la producción del segundo volumen que completará la celebración.  “Decidimos hacer dos volúmenes porque en uno solo no entraba todo el repertorio que queríamos incluir. “Además, nos había interrumpido la pandemia, tuvimos la grabación parada durante dos meses”, remarca.

Hay invitados de todas las edades y estilos, lo cual a Jairo le produjo una enorme satisfacción. Al aceptar el convite, los invitados ofrecen un claro mensaje de reconocimiento unánime a su trayectoria. “Sí, lo pienso así, porque cada uno de ellos han participado con gran entusiasmo y una predisposición extraordinaria, algo que voy a agradecer siempre. Y se venían preparadísimos teniendo en cuenta que eran versiones muy distintas a las originales”, expresa agradecido.

El álbum está en plataformas digitales desde el mes de mayo y está proyectada una próxima edición en los formatos vinilo y CD.

2 comentarios para “Nuevo disco de Jairo. 50 años de excelencia interpretativa

  1. Flor dice:

    Excelente semblanza!Gracias Pedro Robledo por tu siempre fina profesionalidad al escribir.

  2. Laura Gori dice:

    Excelente artículo, como lo merece este grande!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.