El pianista santafesino, al frente de su cuarteto,  y el violinista santiagueño brindaron un concierto donde mostraron sus virtudes y su alto nivel interpretativo.

Por Pedro Robledo / pedritoro@hotmail.com


Era una noche de domingo con clima nada amable. Sin embargo, la sala del Complejo Cultural Atlas lució repleta. Con una técnica impecable, tanto en sonido como en luces, la esperada reunión de Farhat y Tortul ofreció logradas versiones de canciones del folklore y el tango.

El cuarteto de Joel Tortul inició el show con versiones de  “Verano porteño” y “Divadagio”. Después de realizar una breve semblanza de Horacio Salgán, uno de sus referentes, el pianista oriundo de Fuentes anunció su homenaje al estilo Salgán-De Lío con su composición “Salganeado”, interpretada junto al guitarrista Martín Tessa.

Con los primeros acordes en solitario, Tortul creó el clima intimista con el que ingresó a escena Pablo Farhat. En formato de dúo, iniciaron su encuentro con el tango  “Ojos negros”. Como en todo el concierto, ambos pusieron su virtuosismo al servicio de los temas. “Para que vean que los santiagueños también tocamos tango”, expresó Farhat, sastisfecho con su desempeño.
Este año, Joel Tortul dará a conocer el nuevo disco del cuarteto. Allí estará “Caudal”, composición con ritmo del litoral dedicada al río Paraná, con Farhat como invitado. Después de presentar a los músicos, fue la que siguió en el set. Mientras Tessa  reparaba su guitarra criolla (rompió una cuerda), realizaron una pausa.

Después de “Tangótico”, otra obra de Tortul, Farhat saludó, agradeció y declaró la premisa del concierto: homenajear a los compositores de tango y folklore, especialmente a quienes trabajaron con el violín.

Con una adaptación de  “Tema otoñal”, tango de Enrique Mario Francini, el grupo continuó el homenaje a los violinistas, con una forma más cercana a la ortodoxia del género. “Así es como toca un santiagueño el tango”, manifestó exultante Farhat, nuevamente satisfecho con su performance.

“Monedas de tiempo” nació como guarania cuando Tortul la compuso. Leonel Capitano le puso letra y la transformó en una litoraleña. La incluyeron porque es una de las tantas que Tortul y Farhat vienen tocando juntos hace tiempo, en este caso por primera vez en quinteto. La base rítmica de Mariano Sayago (contrabajo) y Mauricio Palavecino (percusión), imprimió sonido más vertiginoso y con un chamamé “ligero” cerraron la primera parte del show: “El Chacarita, obra que Joel dedicó a su barrio recordando su infancia.

Se bajó el telón y el público se distendió y predispuso para el tramo final. Mientras, los músicos renovaban energías en los camarines y en la sala sonaban Los Hermanos Abalos.

“Amigos, abran cancha, bienvenidos al patio santiagueño”, arengó Farhat, después de cantar con caja la vidala “Te i´de olvidar”, en el arranque de la segunda parte.

“Se va la primera” (en quichua) sonó en la sala con la voz en off de Sixto Palavecino, introduciendo la  “Chacarera del Mishky Mayu”, mitad relatada en quichua por Farhat. Con los bailarines ya sumados a la pista, versionaron “Gato de Tchaikovsky” y “Chacarereando en la noche” Reunieron dos zambas: “Oigo tu voz”, instrumental, y Grito santiagueño, la obra de Raúl Carnota que Farhat cantó con sentimiento por su origen.

Joel y su invitado tocan juntos hace cuatro años.  “El folklore hace que nos encontremos en el mismo lugar”, expresó Farhat.

El violinista recordó que este año se cumplen 50 años de “El Alero Quichua Santiagueño”, el programa radial donde Don Sixto reivindicaba a la lengua quichua. “Recuerdo que mi padre me llevaba a tocar allí”, destacó, antes de cantar “Ampisunas amorani”, el remedio atamisqueño “mitad en quichua mitad en castilla” (como decía Sixto)

Le ofrecieron un descanso a los bailarines y, en dúo de piano y voz, bajaron la intensidad con “El boyero”, el chamamé de Vera-Cocomarola, y  “La enredadera y el ceibo”, tonada a los amores imposibles. Siguieron con la tradicional y elegante zamba “La callejera”, donde se destacaron los bailarines, entre ellos Lucas Monti y Priscilla Pilone, de la Escuela de Arte “Agua y sol del  Paraná”, de Capitán Bermúdez.

La chacarera doble “Cuando el toro se retobe” , composición de Tortul, se conoció el mes pasado en el ciclo que el pianista realizó en la misma sala. El reconocido escritor Lautaro Kaller, presente en la sala, le puso letra y así se completó la obra y se estrenó en este show. Cerraron con “Santiago de Cuba”, la chacarera “tumbada”, con  aires cubanos de la dupla Tortul-Capitano. Para el bis, eligieron versionar “La vieja”, completando un repertorio que en la última parte tuvo el paisaje de patio santiagueño que habían propuesto.

La reunión de Joel Tortul y Pablo Farhat en los escenarios significa  aire fresco para el  panorama actual de la música argentina, además del aporte de nuevas canciones con  el talento interpretativo y compositivo de ambos y del grupo. Para recomendar: seguir atentamente su camino.

Un comentario para “Joel Tortul Cuarteto y Pablo Farhat, juntos en Rosario. Aire fresco para la música argentina

  1. Luna dice:

    Esta genial el aporte. Reciba un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.