Facundo Arcec es uno de los músicos santafesinos con mayor proyección. Joven andariego de gran vocación, fue finalista en el Precosquin y acaba de editar su primer disco (Esto que nos pasa) con el que recorre la provincia de Santa Fe y gran parte del país.

Por Diego Montejo | prensamontejo@yahoo.com.ar


Facundo Arcec (34) es oriundo de la localidad de Correa en el suroeste de la provincia de Santa Fe. Cantor incansable y de recorrer sendos caminos, desde niño la música folclórica fue el sonido de su casa. Sus padres fueron bailarines y desde muy temprana edad incorporó ese sonido como modo de vida. “Creo que está en los genes, no había chance que mi destino no esté relacionado con la música”, dice.

El último verano llegó al Precosquin, donde sorteó varias etapas hasta llegar a la final, y recuerda que fue una experiencia enriquecedora por donde se la mire, desde el momento que tomó la decisión de escoger un repertorio, hasta compartir situaciones únicas con la banca que lo acompaña. Estas vivencias le generan muchísima alegría y fortalecen al grupo humano con el que comparte su sueño. En ese sentido, agrega sobre dicha experiencia que el repertorio debe ser muy técnico y perfeccionista, enfocado en lo vocal, ya que el rubro en el cual decidieron presentarse fue Solista Vocal Masculino. “Uno pasa por esos nervios que más allá de disfrutarlo te juegan en contra, desde el jurado están juzgando tu actuación”, explica.

Cosquín fue un antes y un después, ¿es como algo inalcanzable para los músicos?

Hacía poco tiempo que habíamos incorporado al grupo a Leonardo Papparotti en bajo, pero el ensamble fue increíble y estábamos muy seguros de nuestra propuesta, más allá del resultado. Pudimos conseguir el pasaje a las finales en Cosquín, ganando el rubro en la localidad de Roldán. Tremendo el momento de pisar el Atahualpa Yupanqui, ese disco que gira y te muestra esa postal solo descriptible con sentimientos. Fue un momento totalmente mágico donde nos sentimos reconfortados por el trabajo realizado y pudimos brindar lo mejor de nosotros. No sé si es “el” camino, si una gran chance de llegar al escenario más importante de nuestra música popular. Siempre pensé que las oportunidades hay que buscarlas y no esperarlas, por eso nos presentamos y vamos a volver a hacerlo.

Tenés un disco reciente ¿Desde dónde lo abordaste y cuál era tu mirada sobre grabar un material?

Llegó en un momento que sentíamos necesario plasmar en un material discográfico muchas emociones, momentos, canciones propias que fueron las que impulsaron esto de cantar y contar. Es duro el camino del músico independiente, pero altamente gratificante. Saber que todo lo que haces lleva un esfuerzo extra te obliga a generar continuamente espacios para mover tu música, y cuando llegan a concretarse te dan la pauta de que la elección está bien hecha. Ser músico independiente lleva una gran responsabilidad sobre los destinos de tu carrera.

¿Qué significa para un músico y específicamente para vos lo de llegar al disco, fue muy difícil?

Generar este disco fue una responsabilidad enorme y un aprendizaje que marco nuestro camino. Sufrió contratiempos desde lo económico, ya que durante la impresión del arte cerró la fábrica de réplicas donde se encontraba nuestro material. Esto generó un costo extra por la escalada del dólar que retraso aún más su lanzamiento. “Esto que nos pasa” es un trabajo que da cimiento a mi carrera como cantautor. Pudimos plasmar, junto a mis hermanos Juan J. Tonelli (Director Musical, Guitarra y Coros) y Gastón Arcec (Percusión), nuestras canciones en búsqueda de un estilo propio. Hay obras de autores contemporáneos y compositores de los más tradicionales de nuestro cancionero popular, sumado a temas de nuestra autoría y una adaptación de un clásico del Rock en Ingles (Más que palabras). A un disco uno puede darle mil vueltas, retocarlo, corregirlo mil veces, agregarle sonidos innovadores y demás, pero siempre mi preferencia es sonar como pueda replicarse en vivo, ahí está la verdad y lo más puro del trabajo de una banda. El vivo no miente.

¿Sos exigente con tus repertorios, cómo son tus elecciones?

Soy un amante de la música en general. Si bien siento que mi camino es el folklore, nutro de distintos ritmos mi repertorio y mi modo de interpretar. Trato continuamente de fortalecer mi instrumento (mi voz) y en mis clases de canto surgen nuevos recursos. En cuanto al repertorio, al ser de familia de bailarines y haber incursionado varios años en la danza, siento la necesidad de brindar a los bailarines aquello que, a mí, siendo uno de ellos, me hubiese encantado. Pero debo admitir también que, si por mí fuera, viviría cantando zambas, son mi debilidad.

¿Qué podés contar sobre tu pueblo?

Qué decir de mi querido pueblo, Correa. Fué y es el lugar que me llena el corazón de paz, tranquilidad, recuerdos, afectos.  Ese lugar que, al recorrerlo, en cada esquina, me encuentro valores que me acompañan en la vida. Desde mi escuela primaria Bartolomé Mitre N°254, a la que tuve el placer de componerle junto a Juan Tonelli una canción, la cual utilizan en todos los actos, el campito del cura con las tardes de fútbol con amigos, la plaza, bella como pocas, el monte de eucaliptos, y así podría nombrarte infinidad de cosas que me generan una alegría en este momento al contarlas. Pero podría intentar resumirlo como el lugar que cobija mis sueños desde muy chico.

¿Tenés una banda musical de tu infancia, esos músicos que te marcaron para elegir este tipo de vida?

Sabes quiénes y qué marco mi camino y mis inicios: el amor de mis padres por el Folklore, el recibir como regalo un par de boleadoras, un par de botas. el despertarme de la siesta y tener el salón de mi casa invadido de bailarines que iban a ensayar. Creo que eso fue una gran marca que forjó la pasión que siento por la música folclórica. Si bien tuve la posibilidad de compartir escenario con artistas de reconocimiento a nivel nacional como, Lele Lovato, Los Chaza, Natalia Barrionuevo, no lo tuve como una meta, fueron grandes momentos de los cuales aprendí y estoy muy agradecido a la generosidad que tienen algunos artistas, recordando que en un tiempo fueron nosotros hoy, que la remamos duro desde abajo.

¿Qué contribución es la que haces con tu música, cual es el mensaje que intentás dejar?

Intento, desde mi humilde lugar de cantor, desterrar ese mito que intenta dar por muerto al folklore y a la juventud que no lo cobija. No es así.

Es una premisa en mi corta carrera, transmitir energía desde el escenario, contagiar la alegría que me provoca cantar.

¿Cómo ves tu futuro cercano con la música?

Con sueños renovados, con algunos sueños cumplidos, con batallas perdidas que seguramente fortalecerán este duro camino de ser feliz, haciendo lo que uno ama. Pero por sobre todas las cosas, espero verme disfrutando de cada escenario, de cada persona que me brinde la posibilidad de regalarle mis sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.