El Ensamble Chancho a Cuerda se presenta mañana por primera vez en la ciudad, junto al dúo rosarino «El Cielito«.

Ganadores del Premio Gardel a Mejor Álbum Instrumental/Fusión/World Music 2013 («Subversiones», 2012, Vinilo Discos) , el septeto sigue investigando, componiendo y creando colectivamente en los caminos de la música popular contemporánea sin géneros, y promete deleitarnos con canciones inéditas de su próximo disco mañana, jueves 7 de diciembre a las 21 hs., en el Complejo Cultural Atlas (Mitre 645, Rosario).

En exclusiva para De Coplas Web, Nahuel Carfi (piano, sintetizador y voz) nos cuenta sobre el grupo, que ya lleva trabajando 11 años, sus búsquedas y cómo es componer colectivamente.

Por Mariela Balbazoni


M: Comentame Nahuel, ¿qué es Chancho a Cuerda?

N: El Ensamble Chancho a Cuerda es un grupo que nació hace 11 años y es un colectivo en el cual todos componen, todos arreglan: trabajamos en conjunto. Las composiciones están firmadas por uno de nosotros, o por dos de nosotros, pero el trabajo de arreglos y lo que terminamos presentando en los escenarios y grabando en los discos es un trabajo absolutamente colectivo.

 

M: ¿Y cómo es este proceso de componer entre 7?¿Tienen alguna técnica o va surgiendo?

N: Creo que hay dos cosas que tienen que ver con ese proceso. Una de ellas es que el grupo tiene una regularidad muy fuerte: ensayamos 2 veces por semana desde hace 10 años, sin parar. Eso nos permite tener un espacio y un tiempo para trabajar, estar permanentemente conectados. Y después, en cuanto a los recursos y la forma de trabajar, lo que siempre hemos hecho es usar varios recursos y cuando algo se agota vamos por otro lado. Hemos hecho arreglos donde está todo escrito y todo trabajado fuera del ensayo, y después en el ensayo se estudia eso, se hace sonar y por ahí se le agrega alguna cosa o se le saca, así como también hemos hecho arreglos trabajados absolutamente en el ensayo, desde 0, sin partitura. Hemos trabajado con improvisación grupal, sin director, con director rotativo, y todo lo que está en el medio entre esos dos extremos.

 

M: Ustedes se definen dentro de la música popular pero sin género ¿hay una búsqueda de fusión, de una música contemporánea?

N: Creo que en nuestro caso surge naturalmente esta cuestión del no género. Nosotros nos dimos cuenta de esto una vez que el grupo ya estaba creado y haciendo cosas. Lo que sucede es que el grupo nace con esta idea colectiva y la idea de hacer composiciones propias y de que cada uno de los que forman parte tengan su voz, lo que hace que desde el comienzo sea un grupo de fusión, de encuentro de diferentes músicas y vertientes. A veces llamamos al grupo una escuela, en el sentido de que es el grupo de amigos músicos en el cual siempre hemos volcado todas nuestras inquietudes: hemos ido a ver muchos conciertos juntos, siempre aprovechamos cuando estamos de gira para ir a ver algo, escuchar otros músicos y artistas… Somos muy de andar investigando, no sólo en música sino en otras artes: nos compartimos películas, libros… Esta idea de que el grupo es una usina para crear, que nació un poco casualmente, la concientizamos y le dimos más forma y más fuerza y tratamos que se mantenga constantemente.

 

M: ¿Y cómo se encontraron?¿Cómo fue la conformación del grupo hace 11 años?

N: Fue causal. Estábamos todos en etapa de terminar los estudios secundarios pero éramos de diferentes escuelas (todos de la ciudad de Buenos Aires) y nos conocimos por distintos vínculos: uno era amigo de otro porque lo había conocido en un taller, el otro amigo del otro porque se juntaban a tocar en un grupo de improvisación de jazz, y el otro era amigo del otro porque habían compartido la primara y tenían un grupo de folklore… Así se fue armando una cadena entre varios, buscando hacer sonar músicas que no podíamos hacer sonar en otro espacio. Había mucha energía de los 7 por hacer un grupo nuevo, algo original, con la necesidad de hacer una voz y un camino propio, incluso con los errores que eso puede tener, en el sentido de los golpazos que uno a veces se da entre las expectativas y la realidad. Así se fue armando el grupo, a los ponchazos, a conciertos, a propuestas artísticas que iban naciendo… También así se fue fortaleciendo de a poco el grupo humano.

 

M: Y me imagino que se debe haber fortalecido bastante cuando ganaron el Gardel a mejor álbum instrumental por “Subversiones”, ¿no?

L: Bueno eso fue un reconocimiento inesperado por un lado, y por otro, la verdad es que trabajamos muchísimo en esos años, entre 2011 y 2013. “Subversiones” fue muy intenso, era un disco en el que queríamos plasmar esta idea de la usina creativa del grupo y tener la antena siempre encendida para conocer cosas nuevas. Es un disco en el que nos propusimos hacer músicas de otros pero con arreglos no convencionales o no escuchados para lo cual, no solo escribimos arreglos nosotros, sino que también le pedimos a algunas personas que hagan arreglos para nosotros. A la vez fue grabado en vivo por lo que tuvo muchos riesgos, pero por suerte llegó a muy buen puerto. Además tuvimos la suerte de ser acompañados por el sello Vinilo Discos.

El Gardel era algo absolutamente inesperado para nosotros cuando nació el proyecto, pero nos permitió tocar mucho más, tener más visibilidad, que otros colegas empezaran a conocer el grupo, esas cosas que te dan un empujoncito para aprovechar…

 

M: Y ese era el segundo disco y ahora ya van por el cuarto, ¿verdad?

N: Si, estamos terminando de producir el cuarto disco, en la etapa donde se empieza a mezclar y se empiezan a tomar las decisiones de qué gráficas va tener. También es un disco de composiciones propias, hay una sola composición que no es nuestra, y es un trabajo bastante experimental en el sentido de que no le dimos una forma previa, empezamos a trabajar sobre nuevos temas con una necesidad de trabajar sobre sonoridades grandes, sobre arreglos de muchos instrumentos.

También hay algo que tiene que ver con este momento cultural histórico que está viviendo la Argentina. Esa sensación de que desde el arte se está resistiendo o pensando la realidad de otra manera; y algunos de los temas tienen que ver con eso. Es un disco que tiene lo ecléctico que siempre tiene el grupo, pero con estos elementos que te menciono como algo característico. Y estamos un poco copados con el momento que se vive ahora con la música en el sentido de que todo se lanza muy rápidamente por internet: publicamos un simple, “El Pacha / Montaña”, de dos temas que está en Spotify, AppleMusic, BandCamp, incluso en YouTube, y también hay un video que también sacamos este año con un tema nuevo, “Mi universo”, que va a ser parte de este disco y que es una canción que tiene que ver con esto que te decía de “este momento” del arte, de la canción y de la música desde este lugar del mundo.

Estamos muy contentos, el disco va a estar saliendo en Marzo y lo estaremos presentando a partir de Mayo. Lo que vamos a presentar el 7 en Rosario tiene que ver con eso, con tocar este repertorio nuevo ya en vivo, que va ganando nueva fuerza, nueva sonoridad, nuevas maneras de tocar y algunas cositas de nuestro segundo y tercer disco también.

Es que es nuestra primera vez en Rosario. O sea, fuimos con otros proyectos solistas pero nunca como Chancho a Cuerda, así que es una gran felicidad. Nuestra idea es tocar ahora, pasarla bárbaro y conectar con gente de allá. Y cuando ya esté el disco el año que viene queremos pasar a presentarlo.

El año que viene vamos a presentar ese disco en Buenos Aires, en Mayo, y después vamos a hacer una gira de presentación, seguramente por Uruguay, Chile, Brasil y probablemente Europa. Y por supuesto vamos a pasar por Rosario, Córdoba, Santa Fe, Paraná, Mendoza y San Juan.

 

M: Además tienen una puesta con una estética muy particular, también muy contemporánea…

N: Si, totalmente! Me gusta la palabra contemporánea porque a veces remite a algo específico y otras a algo muy abierto. Sí, nos interesa estar embebidos en lo contemporáneo, nos interesa poder tomar cosas de lo que está pasando y si sentimos que tiene que ver, incorporarlo a nuestra propuesta. Las presentaciones del disco del año próximo van a tener una puesta escénica y de luces y todo un concepto en cuanto al guión del espectáculo.
M: El 07 no se presentan solos…

N: No, vamos a compartir con un dúo que se llama “El cielito”, un dúo muy bueno de Rosario, ellos van a abrir el concierto. Es la primera vez que tocamos con ellos así que estamos muy contentos.


BONUS TRACK…

Sobre Chancho a Cuerda…

Está formado por Manuel Rodríguez Riva (clarinete, clarón y armónica), Lautaro Matute (guitarra, guitarra eléctrica, y voz), Nicolás Rallis (guitarras, ronroco y voz), Joaquín Chibán (violín), Julián Galay (bajo eléctrico y bajo acústico), Nahuel Carfi (piano, sintetizador y voz) y Agustín Lumerman (batería y percusión).

Último lanzamiento
“EL PACHA / MONTAÑA”:

ECC - El Pacha Montaña - ALTA.jpg

Escuchar en:
YouTube / Bandcamp / Spotify / Apple Music

Sobre El Cielito…

Cielito es un grupo creado por Charly Samamé y Alfredo Tosto en la ciudad de Rosario a fines del año 2014 con la idea inicial de desarrollar un trabajo compositivo basado fundamentalmente en la música popular argentina y latinoamericana atento a un lenguaje armónico y de improvisación que remitan tanto a la música brasileña como al jazz, y una fuerte presencia de percusión y rítmicas de raíz afro. Este trabajo de dúo se materializó con la edición de un disco homónimo en el año 2016. En la actualidad y en formato de trío el grupo se encuentra en plena actividad sumando a su repertorio autoral versiones de obras del cancionero popular argentino y brasileño de compositores como Egberto Gismonti, Milton Nacimento, Gustavo Leguizamon, Hnos. Expósito entre otros. Está formado por: Charly Samamé (guitarras y voz), Alfredo Tosto (batería, percusión y voz) y Cristian Villafañe (bajo y coros)

Para escuchar:

YouTube / Albúm Completo / YouTube

 

Un comentario para “Ensamble Chancho a Cuerda llega a Rosario

  1. Nahia dice:

    Super interesante el aporte!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.