Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com

Fotos: Ana Campanero


 

En el auditorio “Carlos Gardel”, durante dos noches, músicos, cantores y bailarines de diversos estilos y generaciones dejaron firme la imagen que ofrece el panorama del tango hoy en la Argentina.
Con las presentaciones de Silvio Soldán, artistas locales y nacionales mostraron su buen nivel. También hubo visitas del exterior relacionadas con la Ruta Internacional del Tango a la cual pertenece este festival.
La ciudad, cuya principal actividad económica es el turismo, lució atravesada por el tango en todos sus espacios públicos y privados. Las actividades programadas en salas, calles y bares, hicieron que durante una semana en La Falda se respire tango.
El debut de Franco Luciani
Esta actuación en La Falda, significaba el esperado debut de Franco Luciani en el festival.
Con siete temas en media hora de show, el armoniquista rosarino conquistó al exigente público del festival.
Incluyó en el repertorio algunos temas de “Anda en el aire”, disco con el que obtuvo el Premio Gardel y mostró una propuesta que con los años se fue complejizando, algo que le abrió nuevos caminos.
PH: Ana Campanero
Con “Bandoneón arrabalero” y el casi estreno “Ventarrón”, arrancó una labor que a los nostálgicos del tango los remitió al antecedente de Hugo Díaz acercando la armónica al género.
Después de convocar al espíritu de Troilo con “Romance de barrio”, anunció “una obra que no surgió en el tango, pero muchos tangueros la han interpretado”. Así presentó su versión de “Los ejes de mi carreta” (Yupanqui-Risso), previa introducción donde recitó “La milonga perdida”.
Sacándole el mejor sonido a su “acuarela de bolsillo”, visitó la obra de Piazzolla versionando “Violentango”.
En “A vos te encanta”, milonga de composición propia, lucieron también Leonardo Andersen (guitarra) y Pablo Motta (contrabajo), los integrantes del trío.
Invitó al público a cantar con él “Como dos extraños”, la que cerró el repertorio.
Desde los comienzos, siempre estuvo tentado de cantar los estribillos. Dando sus primeros pasos como cantante, va creciendo tratando de lograr mejor nivel.
La despedida que le brindó La Falda certificó la solidez y la certeza de sus elecciones artísticas .
Dos noches de gala con importantes presencias
El Ballet La Juntada, de La Falda, fue el responsable de las aperturas. Cada noche tuvo como primer artista a ganadores del Certámen de Voces, surgidos de las finales donde participaron representantes de dieciséis subsedes, tres más que el año pasado. Esteban Morgado y Osvaldo Piro fueron algunos de los jurados de la competencia.
Raúl Lavié fue una de las grandes figuras de la primera noche.
Con “Honrar la vida”, arrancó un repertorio que incluyó también obras folklóricas como “La calle angosta” y “Santafesino de veras”, con sapukay del público incluido.
En un comienzo de año difícil para “El Negro” por la pérdida de un hijo, logró sobreponerse y seguir adelante.
PH: Ana Campanero
Como lo hizo con Abel Pintos años atrás, demostró su generosidad y presentó en el festival a un nuevo valor: Franco Zacarías (22 años, misionero).
Estaba prevista la presencia de María Graña junto al cuarteto de Esteban Morgado, pero la artista no pudo sortear un problema de salud y eso le impidió llegar al festival. Su lugar lo ocupó Karina Levine.
Enmarcados en la Ruta Nacional del Tango, el trío instrumental Contramano fue soporte musical para la labor de cuatro cantores: Daniel Simmons (Carlos Paz), Leandro Ponte (San Nicolás), Francisco Falco (Uruguay) y Martín “Tincho” Moine (Rosario).
Ponte, ahijado artístico de Silvio Soldán, fue ganador del festival en 2014 y Moine en 2016.
Los cantores también formaron parte del evento “Tango Café”, actuando en el circuito de bares durante la semana.
En el tramo final de la primera noche, se destacaron los bailarines procedentes de países que integran la Ruta Internacional del Tango. Subieron al escenario parejas de Argentina, Bolivia, Chile, Puerto Rico y Uruguay.
El gran cierre del viernes estuvo a cargo de Ariel Ardit, el cantor ampliamente reconocido por su estilo gardeliano.

PH: Ana Campanero
En la noche del sábado, una acertada idea de reunir a Contramano Trío con Lisette, significó un momento gratificante y esperanzador para el mundo del tango. La joven cordobesa de sólo diecinueve años, que actuó por primera vez a los cuatro años, demostró su alta capacidad en bandoneón y voz, recibiendo una gran ovación del público y la admiración de sus colegas mayores.
Las autoridades designaron a Esteban Morgado como “embajador del festival”. Fue en un acto protocolar realizado en el escenario previo al arribo de Osvaldo Piro y sus cantantes invitados María Eugenia Acotto y Marcelo Santos.
Adriana Varela extendió su actuación con sus discursos, siempre dialogando con el público.
La ahijada artística del Polaco Goyeneche, amiga de Cadícamo y otros grandes, validó su vínculo con el festival.

PH: Ana Campanero
Omar Mollo, que reparte su tiempo entre Argentina y Holanda, ofreció clásicos y el cordobés Carlos Habiague fue el artista que cerró esta edición.

PH: Ana Campanero
La extensa nómina artística también incluyó los lucimientos de Rodolfo Tulián, Lourdes Galiano, la Orquesta Municipal de Tango, Jesús Hidalgo, Evolution Tango y Ana Fontán.
Los visitantes también disfrutaron de la tradicional Expo-Tango, milongas callejeras, un concurso de vidrieras y seminarios y talleres de tango y milonga.
El intendente Eduardo Arduh finaliza este año su mandato y, en diálogo con los periodistas, manifestó su satisfacción por haber ubicado al festival en un lugar considerado y resaltó la labor de todo su equipo de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.