La palabra enmudece y el oído encuentra su elixir cuando las voces de los Karê comienzan a escucharse. Siguiendo la tradición de los «Los Trovadores», «Los Huanca Hua» o los «Nocheros de Anta», en cada presentación el cuarteto Karê nos afirma la vigencia estética de los grupos vocales puros en la nuestra música popular.

Con una gran trayectoria, el grupo rosarino despedirá el año el próximo sábado 16 de Diciembre en El Aserradero, junto a La Eulogia Coral y el dúo La Perilla. Sin dudas, una noche que dará lugar a las musas.

Por Mariela Balbazoni


M: Diego, ¿cuáles son los primeros recuerdos, esos de la infancia, que tenés con la música, los recuerdos fundacionales?

D: Mi recuerdos fundacionales con la música se remiten a mi hogar, con mi papá tocando la armónica y cantando en la sobremesa, y en la peluquería de mi abuelo, que vendía instrumentos y siempre venía gente que cantaba o tocaba. Mientras mi abuelo afeitaba me hacía cantar “La pulpera de Santa Lucía” para los clientes y después me daba una bocha de helado de limón de la heladería de al lado (risas)… Esas fueron mis primeras experiencias profesionales.

Mi abuelo era un enamorado de la música, cuando te conocía no te preguntaba ni el nombre, lo primero que te preguntaba era “¿Usted hace música?”. Él tocaba algo de bandoneón, algo de guitarra, pero fundamentalmente era un apasionado de la música y su peluquería era realmente una peña: un día venía gente que hacía chamamé, otro día gente que hacía folklore tradicional, otro día él lo iba a buscar a Fiorito, que era un contrabajista que en un accidente de tránsito perdió sus dos piernas, y lo dejaba toda la mañana ahí mientras él trabajaba, charlaban, cantaban y después lo llevaba a su casa.

 

M: ¿Y cuántos años tenías ahí?

D: 5 años, más o menos.

 

M: Que linda imagen, lindo recuerdo…

D: Sí, la peluquería era hermosa. Aparte mi abuelo así como vendía instrumentos, nos permitía a nosotros, sus nietos, tocarlos. No nos prohibía ni nos retaba, al contrario, si tocábamos él estaba feliz.

 

M: ¿Y dónde quedaba la peluquería?

D: Estaba en calle Buenos Aires, en la ciudad de Firmat, hoy ese edificio no está más. Ahí también nos juntábamos para las Navidades con toda la familia y era paso obligado para entrar a la casa.

 

M: ¿Y te acordás del momento en que decidiste dedicarte profesionalmente a la música?

D: Recuerdo el momento que decidí estudiar música. Como todo pibe, imaginate, en mi familia no eran músicos y éramos humildes, entonces una carrera profesional, de acuerdo a los estereotipos de la sociedad, era de lo que se podía vivir… Todavía se piensa en todo eso, incluso… Por eso en un principio pensé en ser Ingeniero Agrónomo, porque a mi me gustaba, y me gusta, mucho el aire libre y el campo, pero un día estaba mirando un corto de canal 5, no recuerdo como se llamaba, pero lo hacía Quique Pesoa, donde traían músicos en vivo. Ahí me iluminé y dije “yo quiero seguir música”. Lo hablé con mis padres, que en ese momento estaban en una situación económica muy dura porque mi papá fue de las víctimas de la 1050, mi papá estaba sin trabajo y mi mamá cosía, y yo les tire esto de hacer música y otra carrera. Ellos se alegraron mucho y me dijeron “si vas a hacer música, hace eso, dedicate a eso”. Esa decisión de mis padres fue fundamental para que yo me dedique a pleno. Mi papá podría haberme dicho “no, no sigas, vení conmigo y trabajá” porque la situación era muy difícil, pero no, ellos querían que yo haga lo que a mi me gustaba.

Me vine para Rosario y ya al año siguiente comencé a dirigir el coro de Firmat, me llamaron para reemplazar a la directora que había pedido licencia por su embarazo, y ahí quedé, y empezó mi camino con los coros, con los cuales sigo trabajando actualmente. Empecé a hacer arreglos vocales, ya en esa época.

 

M: ¿Y cuándo se encontró el Cuarteto Karé?

D: Siempre tuve pasión por los grupos vocales, desde chiquito, escuchábamos Los Trovadores, Los Huanca Hua, y quería saber como era estar adentro de algo así y cantar y sentir eso que uno escuchaba y admiraba tanto. Así, me encontré primero con Gianni Lazzetta (barítono) que el cantaba en el coro de Máximo Paz y empezamos a compartir nuestra pasión por los grupos vocales. Lo convoqué primero para un grupo vocal que estuvo mucho tiempo en Rosario que se llamó Mariscando. Ahí nos contactamos con Mauricio Cuesta (bajo) a través de una coreuta amiga de Firmat que me lo recomendó. Tenía sólo 19 años! Y bueno, después Mariscando se disolvió por distintas cuestiones y empezó un camino de dúos. Con Gianni hice un dúo (Lazzetta-Petrelli), con el que ganamos el Cosquín en el año ‘96, ganamos el Pre-Cosquín y cantamos en el Escenario Mayor en la misma noche que cantó Mercedes Sosa… Fue una experiencia extraordinaria, había 100.000 personas en la plaza y alrededores.

 

M: Me imagino la emoción!

D: Hermosísimo. Y bueno, 5 años después armé otro dúo que se llamó Gualichú, con Oscar Masi (un chico de Casilda) y ese año ganamos el Pre-Cosquín y fuimos Revelación del festival. Estuvimos trabajando profesionalmente 6, 7 años, y luego vuelve Gianni, porque cuando cantas en grupo vocal o coros querés volver siempre… Que lo sepa la gente, es como un virus que entra al cuerpo y no se te va más… No se erradica, crece (risas).  

 

M: ¿Y qué tiene de especial?¿Por qué uno quiere volver siempre?

D: Porque cantar en un grupo vocal, como con ninguna otra actividad, te permite la emoción colectiva. Vos te unís al otro en emociones muy fuertes, muy íntimas y que ninguna otra actividad lo hace de esa manera. Lo que se siente cantando con otro, no lo sentís con ninguna otra actividad, es muy fuerte. Y si a esto vos le podés sumar una mayor riqueza técnica que te permite una paleta de colores mucho más amplia en cuanto a la expresión, más vicioso te volvés todavía…

Así fue que nos reencontramos con Gianni y nació la idea de formar Karé, lo convocamos nuevamente a Mauricio y lo convocamos a Julián Cerdán, que es el más jovencito, que estaba cantando (y canta) en La Eulogia Coral, que yo dirijo en Rosario. Con él completamos el cuarteto. En principio habíamos tenido idea de armar un quinteto vocal pero se nos complicó conseguir el quinto (risas). Además, con la experiencia se piensan varias cosas: que sea un proyecto que entre en un auto, porque la dificultad económica es mucha, y que sea una expresión netamente vocal, o sea que solamente guitarra y voces, ese era el desafío: continuar la senda que nos marcó a todos que es la tradición de grupos vocales de la República Argentina. Así nació Karé.

 

M: Karé en Guaraní significa torcido, rengo… ¿Por qué el nombre?

D: Refiere a la idea de los estereotipos que hablábamos antes, que te indican que tenés que andar derecho por la vida, y eso significa un montón de cosas que a veces tienen que ver con el autoritarismo y la falta de libertad. Por eso es que decidimos andar torcidos.

 

M: Y en este camino que decidieron andar torcidos tuvieron un montón de padrinos. Uno de ellos es de alguna manera Bruno Arias…

D: Sin duda, tuvimos la oportunidad de tener vivencias y experiencias extraordinarias con muchos grandes como Ramón Ayala, entre otros. Luego surgió este encuentro con Bruno, el año pasado, y no sólo surgió una empatía musical con él, porque es amante de los grupos vocales, sino también una gran amistad, lo queremos muchísimo y nos quiere mucho. Cuando viene para aquí, él le dice “la casa de los Karé” (risas). Compartimos muchísimas cosas y seguimos compartiendo, precisamente este fin de semana estuvimos tocando en Ferro y en Lobos en la peña con Bruno.

 

M: Y ahora van a estar en El Aserradero…

D: Sí, el Sábado 16 de Diciembre. El Aserradero es nuestra casa aquí en Rosario. Tamvién vamos a contar con invitados, como La Eulogia Coral y el dúo La Perilla, que integran Julia Pistono (también actual integrante de La Eulogia) y Matías Vant (que es ex integrante de La Eulogia). Va a ser una noche hermosa, una noche de fiesta y despedida de año.

 

M: ¿Y el repertorio?

D: Muy latinoamericano: el dúo La Perilla hacen música Latinoamericana y muchos temas que son de la autoría de Matías Vant, que es un gran compositor. Con La Eulogia y con Karé hacemos un repertorio Latinoamericano que mucho tiene que ver con canciones que nos han tocado el alma de chicos y que perduran en la emoción colectiva.

Va a haber una entrada muy popular de $120, y una opción de cena con la entrada incluída. Y bueno… no hay mejor manera de despedir y recibir un año que cantando juntos…

4 comentarios para “«Cantar en un grupo vocal te permite la emoción colectiva» | Diego Petrelli, director del cuarteto Karê en exclusiva para De Coplas Web

  1. Eduardo dice:

    CUARTETO KARÉ
    CARTA DE PRESENTACIÓN

    LAS VOCES. TODAS LA VOCES. TODAS.
    LAS HAY GRAVES Y AGUDAS. MEDIAS Y ALTAS.
    LAS VOCES. LAS QUE ARRIBAN COMO UN SON.
    ABSTRACTAS Y SENTIDAS. ÁRIDAS Y DE OASIS.
    VOCES. SIMPLEMENTE VOCES.
    LAS QUE EMBELLECEN EL ALMA.
    VOCES DE DUENDES Y DE BAGUALAS. DE ZAMBAS Y CHACARERAS-
    DE CHAMAMÉS, CUECAS Y CHAYAS.
    VOCES QUE SE JUNTAS Y AMALGAMAN.
    PLACENTERAS PARA EL OIDO.
    VOCES. LAS DEL VIENTO Y DE LA BRISA. LA DEL ALBA Y DEL OCASO.
    VOCES. SIMPLES Y COMPLEJAS.
    VOCES. DEL NORTE Y SUREÑAS. DE LA MONTAÑA Y DEL VALLE.
    DE LA PAMPA Y DE LA PATAGONIA.
    VOCES QUE TRANSMITEN LIBERTAD, AMOR Y PAZ.
    VOCES AUTÓCTONAS, CABALES, AUTÉNTICAS, PROFUNDAS, TALENTOSAS.
    VOCES. SOLO VOCES QUE VIAJAN. VOCES MENSAJERAS.
    LAS VOCES DEL “CORAZÓN LIBRE”, DEL “COSECHERO”, DEL GRILLO O DE LAS “GARZAS VIAJERAS”.
    LAS VOCES DEL CHANGO, RAFAEL AMOR, FELIX DARDO PALORMA, O DE AYALA, NAVARRO O CHANEL.
    VOCES DE LOS SENTIMIENTOS Y DE LAS SENSACIONES.
    VOCES. SOLAMENTE VOCES. CUATRO VOCES. DE GRUPO.
    PUNTOS CARDINALES, REFERENTES.
    VOCES IRREPETIBLES. ÚNICAS.
    VOCES DE SOSIEGO Y ALIENTO. DE SENTIRES Y DE LOS AFECTOS.
    VOCES Y MELODÍAS.
    VOCES QUE ANDAN TORCIDO…
    LAS VOCES DE KARÉ.

  2. Eduardo dice:

    CUARTETO KARÉ
    CUANDO LA LUCHA ES EL CANTO
    Lo saben, no soy músico, ni cantor. No integro ningún coro y, menos aún, soy aprendiz de director de coro…. Si, soy fanático de los grupos vocales y “fans” Nº 1 de “Karé”. Tal vez por eso, resulta muy especial dar mi humilde opinión sobre el flamante CD grabado por el cuarteto “Cuando la lucha es el canto”, precisamente –el título del compacto- corresponde a la maravillosa zamba compuesta por Diego, evocando al maestro Chanal.
    Este disco muestra una elevación en cuanto a la calidad de grabación, notable. Destaco el orden de los temas; el armado de la primer parte y de la segunda. La selección de canciones –cada una de un autor distinto- y, el mensaje. Mensaje de libertad, de memoria, de homenaje, de evocación, de geografía, de historia, de amor, de sueños…
    Entonces…. Qué decir de las interpretaciones… Cada canción tiene su particularidad; su encanto; su sencillez y su complejidad. Sus agudos, sus graves, su amalgama… Tendría que escribir extenso para dar mi parecer acerca de cada una de ellas. Debería escuchar una y mil veces el disco para ofrecer una opinión más certera. Pero, quisiera transmitir lo que siento al oirlo una sola vez. Canto al río Uruguay (estupenda versión y los arreglos del comienzo, si hasta parecen pájaros que aparecen sobre el río), Canción del jangadero (arreglos y todas las voces), Una canción posible (logran transmitir a cuatro voces el mensaje del autor). La zamba de Diego, me gustó desde la primera vez que la escuché, ahora, más pulida la interpretación, resulta impecable. Acerca de los otras canciones: Garzas viajeras (hace falta que manifieste algo?). La versión de Mi abuelo tenía un violín, con voces únicamente, impresionante. Corazón libre…. Qué digo….. Don Rafael escribió un texto que adquiere una relevancia casi inalcanzable con la interpretación de Karé!!! Los otros temas tiene el sello de Karé (lo digo con fundamento, porque ya los había escuchado). El CD se termina con El olvidao de Nestor Garnica (letra y voces magníficas). La síntesis: Las voces dicen, expresan, transmiten, difunden…, y los oídos disfrutan… y, el alma se reconforta. Arreglos variados, distintos. Conjunción notablemente mejorada. Hay zambas, chacareras, rasguido doble, chaya, chamamé, gualambao, gato y canciones. Aparece en forma destacada el profesionalismo expresado en un punto máximo. Y todo …, con una guitarra y cuatro voces!!!! Diego, Gianni, Mauricio, Julián: mis sinceras felicitaciones por este nuevo compacto. Seguramente recibirán opiniones válidas, caracterizadas, de colegas, músicos, maestros. Lo mío es simplemente un aporte. Un anhelo: Sigan andando torcido!!!! Gracias!!! Felicitaciones!!! Abrazo vocal.

  3. Ángel E. Lucero dice:

    Mariela,muy bueno el reportaje que le realizaste,y también quiero desearte que tengas una Feliz Navidad y Año Nuevo, me enseñaste en el foro,

    1. zas_comunicacion dice:

      Gracias Ángel! Felicidades para vos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.