Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com

Fotos: Eduardo Fisicaro


Víctor Heredia, Teresa Parodi y la Bruja Salguero ratificaron sus convicciones en el escenario.
Después del gran homenaje al Chango Nieto, el trío Riendas Libres que lidera Peteco Carabajal fue el encargado del cierre.
La asistencia a la plaza, pese al frío, mejoró considerablemente con respecto a noches anteriores, las plateas se observaban repletas.
En el arranque de la grilla prevista, Teresa Parodi y Víctor Heredia revivieron el encuentro que realizaron en un concierto conjunto en el teatro Coliseo de Buenos Aires en 2018. Ese concierto fue grabado y editado el año pasado.
Abanderados de la canción comprometida, reunieron creaciones de ambos, alternando el protagonismo.
Informe de la situación y Todavía cantamos, entre otras, demostraron la vigencia de las consignas a las cuales el público adhirió durante todo el show.
A los locutores les costó despedirlos y continuar con la fiesta. Hasta el momento, fue la primera ocasión en que la exigencia sostenida de la gente forzó un bis.
«Gracias por acompañar el canto popular», expresó Teresa, agradecida.
Susana Rinaldi y Ligia Piro, cantando Oro y plata, iniciaron uno de los momentos cumbres de la noche. Esta presentación de madre e hija significó el reencuentro de ambas con este festival: Susana luego de 30 años y LIgia después de 5 años ausente.
Se presentaron y elogiaron mutuamente, demostrándose afecto y admiración y saludaron desde el escenario a Osvaldo Piro, presente en la platea.

Fueron alternando tramos solistas y en dúo, con Rinaldi instalada en su territorio tanguero y Ligia demostrando su versatilidad.
Para Desde el alma, invitaron a dos parejas de bailarines integrantes del Gran Ballet Argentino.
Las autoridades del festival siguen con la buena idea de reconocer a integrantes de comisiones anteriores.
En este caso, subieron al escenario algunos miembros de la década del 80.
Opus 4, el notable grupo vocal, sumó a la escena a Rodrigo Martínez Castro y a Elisabet Schmidhalter, integrantes de Ala Par Dúo.
La provincia de Salta, siempre con puestas impactantes con estilo tradicional, trajo su delegación oficial con una nutrida cantidad de músicos, cantores y bailarines.
La Bruja Salguero preparó un show de alto vuelo estético y artístico.
La cantante riojana no consiguió el mejor sonido, la potencia de la banda opacó su desempeño vocal.
«Muchas cosas han pasado y no hay que olvidar», dijo la Bruja presentando su versión de La memoria, la obra de León Gieco.
Con aires norteños, concretó un set basado en las canciones de su proyecto compartido con Bruno Arias.
Exploró la impronta bailable con ritmo de guaracha sumando la participación de la original orquesta santiagueña Los Arcanos del Desierto.

Las consignas también fueron parte del show de José Luis Aguirre. Ofreció «canto esperanzado», fundamentado en que «el imperio se lleva recursos y genera pobreza, fomentando además la discordia entre los pueblos»
Se despidió con Huaynavalito, recibiendo una sostenida ovación (¿consagratoria?).
El homenaje al Chango Nieto quedará en la historia de Cosquín como una reunión que sólo la figura del cantor nacido en Campamento Vespucio pudo lograr.
Carla, una de sus hijas, llevó adelante el homenaje con sus relatos y presentaciones y sus hermanos Luna y Hernán también participaron cantando.
Con la dirección musical de Alejo Alvarez Quiroga (esposo de Carla) y la producción ejecutiva y artística de Hugo Casas, al homenaje se sumaron grandes artistas que tuvieron relación personal con el Chango y su familia.

Aceptaron la invitación el Chaqueño Palavecino, Sergio Galleguillo, El Indio Rojas, Destino San Javier, Daniel Altamirano, Facundo Toro, Mario Alvarez Quiroga, Los 4 de Córdoba, Por Siempre Tucu. Marina y Hugo Giménez aportaron la danza.
Todos juntos cerraron el homenaje cantando con el público la emblemática Zamba del cantor enamorado, la obra que Hernán Figueroa Reyes dedicó a Cosquín.

Antes de retirarse del escenario, Carla Nieto recibió una placa en nombre de la familia, entregada por Mariel Arriaga (secretaria de prensa del festival) y Pablo Pinto (presidente del Concejo Municipal de Cosquín).

 

Riendas Libres concretó un gran cierre, con mucho público que desafió al clima.
El trío integrado por Peteco Carabajal, su hijo Homero y Martina Ulrich propuso escuchar y bailar ritmos santiagueños, ante un público que los esperó y acompañó hasta el final.
Transcurrida ya la primera mitad del festival, público, artistas y organizadores encaran el último tramo del evento avizorando una edición que se presume exitosa y con momentos históricos e irrepetibles.

Un comentario para “Quinta luna de Cosquín 2020. Homenaje al Chango Nieto y consignas vigentes

  1. Tino Canal dice:

    Muy buen resumen exelente me gustaría un anecdotario del más grande conductor de Cosquin en estos 60 años el gran Maestro MIGUEL ANGEL GUTIÉRREZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.