Se avecina un verano raro, sin encuentros festivaleros para quienes proyectan sus vacaciones en torno a éstos. Cosquín es el único que confirmó su realización, aunque se aguarda la autorización de las autoridades nacionales. En esta nota, un panorama a nivel país.

Por Pao De Senzi | paodesenzi@gmail.com

Fotos: Paul Amiune


Cada año, en contextos normales, promediando el mes de noviembre, los festivales de todo el país dan a conocer sus grillas con miras al verano que se avecina. Para fin de año, ya se tienen en claro las pautas de realización de cada uno y muchos ya comienzan a realizarse en el mes de diciembre. Las circunstancias han cambiado, por cierto este año, en el que absolutamente todo el engranaje cultural se vio obligado a reinventarse y, junto con la creciente ola de contagios, fue inevitable comenzar a pensar en un verano sin festivales. 

Si bien el gobierno nacional ha confiado en que en los próximos días el turismo podría volver paulatinamente a reiniciarse, rigen duros protocolos para la realización de espectáculos en vivo, y por la magnitud que implica la realización de un festival (y en consecuencia la movilización de público) sería casi imposible la puesta en marcha de  eventos que impliquen gran aglomeración de público.

También hay otros factores a la hora de la toma de decisiones, sobre todo por parte de los municipios. Para muchos, los festivales son el núcleo económico en el verano, ya que la realización de los mismos se suma a la recaudación que ingresa en los meses estivales. 

Otra cuestión, es la artística: muchos cantores, músicos, poetas, escritores, eligen los festivales para presentar sus trabajos, repartir discos y mostrar sus propuestas a los medios de prensa en todo el país, además de sumar ingresos económicos por las actuaciones. Esta ausencia de espacios también implica que todo el engranaje pierda sentido (prensa, productores, etcétera).

Cosquín confirmado: la Próspero Molina estará habilitada solo en un 40 por ciento de capacidad.

Parte de esta problemática se presentó con el Festival de Doma y folklore de Jesús María, que ya ha anunciado la cancelación total del encuentro. Mientras el municipio tenía intención de realizar el festival, la comisión encabezada por Nicolás Tottis vio inviable la realización del mismo, sosteniendo que el festival no es sólo el escenario, sino también el espectáculo de doma, imposible de llevar a cabo en las condiciones actuales. En una entrevista en el mes de septiembre junto al productor José Palazzo, (que también canceló su Cosquin rock) ya habían adelantado que ningún festival se haría sin la existencia de una vacuna, aunque no descartaron hacer pequeños recitales en conjunto en esa localidad. Hace una semana, mediante una conferencia de prensa, finalmente se anunció la cancelación definitiva, posponiéndolo para cuando la vacunación esté en marcha. 

El caso de Cosquin, es distinto. Para septiembre, justamente, el  intendente Gabriel Musso anunció a todos los medios la realización del 61° Festival Nacional de Folklore del 23 al 31 de enero de 2021, bajo las normas protocolares, y  con algunos cambios, como la no realización del pre Cosquin, y la decisión de habilitar la plaza solo en un 40 por ciento (sería para aproximadamente 4000 personas, siendo la capacidad total para 9700 espectadores). Si bien esto se mantuvo hasta estos días, incluso con el lanzamiento de convocatoria artística, licitaciones y acreditación de prensa, en las últimas horas el encargado de programación, Luis Barrera aclaró que aún aguardan la aprobación del gobierno para realizarlo. Consultado por este medio, Barrera afirmó que “es erróneo que desde la comisión se esté analizando suspender el festival, o por lo menos nadie se comunicó oficialmente con nosotros para solicitarlo. Nosotros estamos avanzados en la realización, el festival está prácticamente listo y estamos aguardando el ok de las autoridades sanitarias para poder  continuar con todo lo que sigue, esto es poner en venta las entradas y anunciar la grilla”.

Por el país
Buenos Aires

El caso del Festival de Música Popular de Baradero, otro de los más importantes del país y el más antiguo de la provincia de Buenos Aires, la decisión de posponerlo para el mes de septiembre del 2021 fue unánime entre municipio y comisión. Nicolás «Tito» Moreira, Secretario de Cultura y Turismo de  esa localidad, informó que de acuerdo a los protocolos, se intentará organizar un  programa alternativo para a la fecha tradicional del festival (la segunda quincena de febrero), organizando conciertos  con capacidad limitada y artistas locales. 

Mientras el Festival de Peñas está aún en tratativas, el resto de los festivales cordobeses están suspendidos.

Córdoba

En Santa María de Punilla, la decisión de no realizar el encuentro (que año tras año viene creciendo en cantidad de público) es definitiva, como lo es la del Festival del Malambo en Laborde y cada punto festivalero de las Sierras Chicas: Corsos de Unquillo, el Festival de las Solidaridad en Villa Allende, los Carnavales Infantiles de Mendiolaza, El Manzano Canta, entre otros eventos. Así lo resolvieron en conjunto los intendentes en el encuentro realizado en la última semana, para concretar el lanzamiento de la temporada turística en la zona. Sí se analiza habilitar los espectáculos en los espacios gastronómicos con no más de tres artistas. 

En Villa María, aún no se han expresado formalmente pero se dio a conocer que el Festival de Peñas está en tratativas para delinear su realización en estos días, acorde a las decisiones que surjan de las mesas de trabajo respecto a la apertura de turismo. Así lo informó el secretario de cultura del municipio.

Salta 

El jefe comunal de Cafayate, Fernando Almeida, explicó a medios de la provincia  la intención de realizar La Serenata, uno de los festivales más tradicionales de la zona, que se realiza a mediados de febrero. “Entendemos que la Serenata, si se hace, será con la reapertura del turismo nacional. Estamos estudiando todas las variables. Nos vamos a juntar con la Provincia y con la Nación, para recién confirmar si se hace o no”, dijo.

La tradicional Serenata está aún en duda.

La Rioja

Con La Chaya, el panorama es distinto, ya que se trata de una  fiesta popular tradicional (que implica aglomeración en las calles), y no es posible pensar en un cambio de fecha. Al respecto, la secretaria de cultura de la provincia Patricia Herrera, afirmó en las últimas horas que “Es imposible pensar en una Chaya 2021 igual o similar a la de años anteriores”, al tiempo que descartó posponerla. “Vamos a tener celebración de nuestras tradiciones pero seguramente serán de otra manera”, adelantando que podría realizarse de forma virtual.

Corrientes

El Gobierno provincial, a través del secretario de Cultura, informó que decidió prorrogar la 31° Fiesta Nacional del Chamamé prevista como todos los años para enero, hasta cuando estén dadas las condiciones necesarias para su realización. Sí está previsto mantener la fecha ya anunciada del 15 al 24 de enero para difundir contenido televisivo y virtual a nivel nacional e internacional. La provincia aguarda en el mes de diciembre la declaración del  chamamé como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. De ser positiva la decisión el 19 de diciembre, hay intención de hacer un festejo simultáneo en todo el país.

Mendoza

Respecto a la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021, desde el gobierno provincial se informó que será virtual. “Estamos trabajando con los representantes de los artistas y directores de fiestas. Esta será una vendimia virtual y distinta, queremos generar empleo a los artistas que no tienen trabajo para que no pierdan todos sus ingresos”, afirmó el gobernador Rodolfo Suarez, y agregó que “no es posible de ningún modo al igual que la vía blanca y carrusel, ya que no podemos tener cientos de personas en la calle”.

Viendo el panorama festivaleros del país, -tomando solo algunos de los encuentros más tradicionales y convocantes-, es lógico imaginar un verano distinto en cuanto a eventos populares. Aún con las condiciones adecuadas a los protocolos, la cantidad de público, la contratación de artistas y –sobre todo- las recaudaciones serán magras, comparadas a las de todos los años, sabiendo que generalmente la mayoría de los festivales presentan problemas de presupuesto, que muchas veces la venta de entradas no llega a paliar. Esta es solo una arista de los inconvenientes que sigue y seguirá teniendo la cultura a raíz de la pandemia, y que parece no tener solución a corto plazo.

Santiago del Estero

Luego de la experiencia de la Fiesta de la Abuela virtual, realizada con éxito en el mes de agosto, las posibilidades que se barajan para la 50° edición del Festival Nacional de la Chacarera, son varias, sonando más fuerte la modalidad virtual, según comentó a un medio local su responsable, Jorge Luis Carabajal. Además, en estos días se está generando contenido audiovisual sobre la historia del festival a través de una nueva web y un flamante canal de youtube, por el que llegado el caso, se transmitirá online la celebración del medio siglo del histórico encuentro festivalero de los santiagueños

Jujuy

Los Tekis dijeron hasta otro carnaval. Con un comunicado en las redes, el conjunto jujeño trasladó a su público la noticia con la decisión de cancelar el tradicional carnaval que vienen haciendo desde hace años en Tilcara. “El Carnaval significa alegría, compartir, festejar, pero para nosotros también significa una gran responsabilidad, que es la de cuidar a todos y cada uno de los que participan y nos acompañan en esta maravillosa fiesta. Por eso es que dadas las circunstancias actuales, hemos decidido suspender la realización de El Carnaval de Los Tekis en su edición 2021, para no poner en riesgo la salud y el bienestar de todas estas personas que junto a nosotros son y hacen este encuentro carnavalero”, anunciaron en los últimos días los integrantes del conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.