Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com

Fotos: Gentileza Prensa Ahyre


El grupo salteño Ahyre acaba de publicar su primer disco.  Un trabajo que remite al pasado más reciente de Juan José «Colo» Vasconcellos, Sebastián Giménez y Hernando «Pony» Mónico (ex Los Huayra), junto a Federico Maldonado (ex Operación Triunfo y Los 4 de Salta). El quinteto se completa con el baterista Guido Bertini (ex Nocheros y Jorge Rojas).

“Tuvimos dos cuarentenas”, bromea Vasconcellos, refiriendo a que,  después del fin de Los Huayra en marzo del año pasado, vino el tiempo de diseñar y rearmar el grupo y, cuando estaba listo, irrumpió la pandemia.

El proyecto de presentación del disco quedó trunco por las medidas sanitarias necesarias, por lo cual las energías estuvieron puestas en mostrarlo en las redes sociales.  Reunieron nueve canciones, algunas con invitados, haciendo convivir obras nuevas con re-versiones de temas del proyecto anterior.

«Una característica de Ahyre es una mejor expresión del concepto de la armonía», manifiesta Vasconcellos.

Acercando posturas estéticas, el disco inicia con Bella sombra, chacarera con Raly Barrionuevo como invitado.  Sin estridencias, en el estilo de Raly, Federico Maldonado logra que luzca su timbre y su afinación. Con la reconocida coplera y cantante salteña Mariana Carrizo, registraron Perdiste, una de las primeras canciones con la que decidieron encarar el muestreo de la nueva etapa.  En el tema, Giménez y Carrizo ponen énfasis en el discurso Igualitario, en un logrado contrapunto que desemboca en un acuerdo.

En el disco, y en el nuevo proyecto, el grupo pone de manifiesto el desarrollo, el crecimiento y el aprendizaje de todos estos años. Una de las facetas destacadas del grupo, siempre ha sido la capacidad de generar canciones románticas con melodías y arreglos contundentes, teniendo como norte la calidad y la originalidad. En este disco, La luna es el gran suceso, habiendo pasado largamente ya el medio millón de visualizaciones en YouTube y habiendo llegado a estar entre las veinte más escuchadas en Spotify.  “Es una canción que ha superado nuestras expectativas”, reconoce Vasconcellos.

Con la versión de Mi mariposa triste, el grupo se planta en su territorio (Salta) con la intención de remozar una obra clásica del folklore, respetando la idea creativa que Daniel Toro plasmó en su composición.  En la versión, suman minutos en el final creando atmósferas épicas que la distancian de la original. A la riqueza melódica, rítmica y armónica de la obra, el grupo le agrega un notable trabajo de producción al vestir el tema.

Dejan claras las influencias al momento de arreglar los temas. “Lito Nieva y el Cuchi siempre han sido nuestros referentes a la hora de fabricar las armonías para lograr que las voces vayan uniéndose”, confirma Vasconcellos.  Un dato de la evolución del grupo es que en ninguna canción hay un coro al servicio de un tenor, el protagonismo de las voces suena equilibrado. “Una característica de Ahyre es una mejor expresión del concepto de la armonía. Es producto de haber vivido lo anterior  y,  en esta nueva búsqueda,  Fede (Maldonado) es el recurso vocal más apropiado para generarla”,  afirma el guitarrista y arreglador.

Si te vas y La noche sin ti, reconocidas canciones del período anterior, significan un alto desafío. Muy firmes en la memoria de los seguidores de Los Huayra, no era fácil imponerla con un nuevo arreglo vocal y con notorias diferencias en el color de las voces de los cantores que ya no están con respecto a la de Maldonado. El grupo sale airoso del desafío y justifica la elección del nuevo integrante.

“Se nota mucho que somos fanáticos de La Trova rosarina?”, manifiesta «Colo» Vasconcellos.  Los Huayra grabaron Yo vengo a ofrecer mi corazón (Fito Páez) en 2005, Cuando (Jorge Fandermole) en 2007 y en los shows versionaban Oración del remanso (Fandermole). Descubrieron que El témpano (Adrián Abonizio) está en 6×8, cerca de la chacarera,  y con esa rítmica la incluyen en este disco.  El «Colo» Vasconcellos confía que “cuando cumplí catorce años, me regalaron el disco de los quince años de Baglietto y ahí estaba esa canción, entre tantas otras maravillosas”. “El témpano tiene que ver con esta nueva búsqueda nuestra ya que ponemos a la canción por encima de los géneros”, agrega.

Sin perder de vista el origen norteño de la propuesta, Ave de papel se compuso en ritmo de huayno y los coros arriman más brillo al desempeño solista de Maldonado. El disco cierra con el tinku Quiero más, una invitación a despojarse de prejuicios y a exteriorizar la esencia. El clip de la canción resalta la idea y la ilustra con un beso gay que apuntala el discurso.

En veinticinco años de historia con la música (Huayra Sale – Los Huayra – Ahyre), mantienen su mirada, dando una vuelta más al mismo sonido de los orígenes, logrando la buscada coherencia sonora y compositiva. En el repertorio del disco conviven canciones que ya tienen más de una década con otras que son absolutamente nuevas. “El sonido que estamos mostrando ya nos resulta familiar, genético.”, apunta «El Colo».

Un comentario para “Evolución y coherencia sonora. El primer disco de Ahyre

  1. Antonio Rodríguez Villar dice:

    Me parece un excelente grupo. ¿cómo podria ponerme en contacto con ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.