Después de su presentación en Cosquín Folklore como invitado de Por Siempre Tucu y entre medio de los conciertos de Bersuit Vergarabat, Germán «Cóndor» Sbarbati se toma su tiempo para contarnos sobre su primer disco de folclore, Rabia al silencio. Se trata de un trabajo compuesto por 10 canciones entre la que se destaca Le tengo rabia al silencio (Atahualpa Yupanqui), Raíz y Flor (Peteco Carabajal) y Vengo. Esté nuevo trabajo discográfico pareciera hacerle justicia a su historia familiar y las guitarreadas de adolescente. Sobre eso y algunas otras cosas hablamos con Cóndor.

– Antes de hablar del disco, me gustaría que nos cuentes cómo ingresaste la faceta folclórica.

– El folklore es algo que comencé haciendo desde muy chico con mi hermano. Cantábamos en las fiestas y en las peñas de los clubes. Teníamos un vecino litoraleño que era compositor y hacía una vez al año una fiesta donde grandes músicos del litoral iban a cantar y a tocar.

Después armamos una banda de rock con mis amigos del barrio, hasta que una cosa me fue llevando a la otra y termine en Bersuit. Pero nunca abandoné el folklore, siempre que me dejaba algún lugar la Bersuit iba a cantar con mi hermano.

– El parate con Bersuit por pandemia te debe haber ayudado a cranear el disco…

– Fue un momento muy difícil para los artistas y yo traté de llenarlo de música. Hice muchísimas cosas a nivel personal, entre esas, mi disco de folclore que tenía guardado hace muchísimos años. Era algo que por los tiempos no lo podía hacer y la pandemia me dejó el espacio y un montón de amigos que me dio la vida pudieron participar, como Seba de Los Tekis, Los Hermanos Núñez, mi hermano, Nahuel Pennisi, Peteco y un montón de artistas.

– Supongo que el disco se llama Rabia al silencio en homenaje a Atahualpa…

– Se llama así primero por mi admiración hacia Atahualpa. Después porque esa canción me representa muchísimo. Soy una persona bastante introvertida pero la música me enseño a comunicarme y expresarme a través de ella. Muchas cosas quedaron en el camino por no poder expresarme o hablar. El ser introvertido y vergonzoso hizo que no lleve a cabo un montón de cosas. La música me abrió la puerta para poder comunicarme con la gente y expresarme. Por esas razones el disco se llama así.

– El nombre Rabia al silencio tiene algo de rockero, de protesta… Al fin y al cabo el rock siempre termina  ligado al folclore y no sé si tanto al revés.

– Es que son nuestras raíces. Nuestros viejos nos hicieron escuchar folclore, tango, jazz o rock. Pero siempre  había una musicalidad en cuanto a lo folclórico, por lo menos en lo que a mí me respecta. Nosotros hacemos rock pero tenemos un montón de melodías, armonías y ritmos folclóricos dentro de nuestro estilo. Sobre todo Bersuit que se anima hacer tantos estilos.  Hay muchísimas bandas que hacen folclore. Si prestás atención en bandas tradicionalmente rockeras las melodías que usan en las voces son muy tangueras o folclóricas. Eso se llama influencias en nuestras propias raíces.

– En el disco está Raíz y flor, un tema inédito de Peteco. ¿Cómo surgió la idea de interpretarla y de invitarlo?

– Surgió desde la necesidad de canciones para mi disco. Yo me cruce varias ocasiones con Peteco cuando yo estaba con Bersuit y el con su banda. Los dos somos músicos populares más allá del estilo y eso hace que a veces nos crucemos en festivales o proyectos como cuando cantamos en una escuela mapuche… Un día lo llamé a Peteco para contarle que estaba haciendo un disco de folclore. Cuando le conté que estaba buscando canciones, me dijo que tenía un montón de canciones que no entraban en su proyecto; así fue que me pasó tres canciones entre ellas Raíz y flor que me la pasó cantada con guitarra. La produje y se la mostré para ver si le gustaba cómo quedaba…

Fue un gusto haber hecho una canción inédita de Peteco en mi disco. De hecho ahora Peteco va a sacar un disco con un montón de canciones que tenía rezagadas y con otros artistas. En ese  disco va a usar la versión de mi disco en su disco porque le encantó como quedo.

– ¿La melodía fue creada por vos? Tiene un tinte medio rockero, diría medio Bersuit..

– La música es bastante pop más allá del aire folclórico que tiene obviamente. Esa fue producción de Sergio Pérez  porque Peteco me la pasó cantada solamente con su guitarra. Lo que tiene en cuanto al aire pop se la dio el productor. Igual Peteco me contó mas o menos como quería la canción y por ese rumbo fuimos.

«Hay muchos rockeros también que escuchamos folclore». Fotos: Mauro Kunath.

– Otros de los invitados es Nauel Pennissi en la canción Tu zamba….

– La escribí hace 25 años y fue hecha con mucho amor. Con Nahuel nos habíamos cruzado en varios escenarios y la admiración del uno al otro hizo que le diga: «algún día me gustaría que hagamos algo juntos». Tiempo después lo llamé y él estaba en Tucumán pero me dijo que la semana siguiente volvía a Buenos Aires. Así fue que se la pasé y cuando llegó la grabamos. Le dio un vuelo tremendo con su voz, su sensibilidad y su interpretación.

– ¿Nunca pensaste grabarla antes aunque sea cambiándole un poco el ritmo? Se me ocurre que podría haber sido una canción interpretada por Bersuit dándole una vuelta de tuerca….

– En realidad supongo que me estaba esperando porque se la había mostrado a mis compañeros pero como era muy tradicional no encontramos la versión bersuitera. Se la mostré  a un montón de amigos del folclore como los Nocheros, Jorge Rojas, Seba de Los Tekis, entre otros. Gente que me pidieron canciones pero que por una cosa u otra no entraron  dentro de sus discos y por eso creo que me estaba esperando a mí para ser grabada.

– Nombraste a Los Tekis, está invitado Seba en Un beso tuyo

Un beso tuyo es una canción que compusimos con Daniel Suárez, Pepe Céspedes y Juan Bruno, compañeros de Bersuit. Tiene un aire a carnvalito  por eso se me ocurrió mostrársela a Seba y  decidió meterle su impronta. Es una canción hermosa que seguramente será el próximo corte del disco.

Cielo de Palomas la cantás con tu hermano…

– Esta versión la grabé con mi hermano y con dos amigos de hace 30 años como son los Hermanos Núñez. Ellos han tocado con muchos grupos y cuando venían a Buenos Aires paraban en la casa de mi vieja. Así fue que se volvieron parte de mi hogar y guitarreadas.  La  canción es de Mateo Villalba un compositor correntino.

La primera versión de Cielo de Palomas la hicimos hace 25 años atrás en el mismo formato, Los hermanos Núñez, mi hermano y yo.  Quise de alguna manera traer ese recuerdo al disco tal cual la tocábamos en aquella época, con un cajón peruano, una guitarra, bandoneón y nuestras voces.

– Te escucho y me da la sensación que te sacaste un peso de encima o por lo menos una cuenta pendiente. Es como un homenaje a tu niñez y las guitarreadas.

– Es también un homenaje a mis viejos que fueron los que amaron siempre la música  y nos inculcaron hacer música. Ellos nos acompañaron en todos los años que le dedique al folclore. No sé si es que me saqué un peso de encima, pero sí es un placer haber logrado plasmar este disco y que tenga su propio vuelo.

– Baglietto siempre dice que no viene del tango, que cuando pudo elegir, eligió otra música. Aun cuando sus viejos intentaron infructuosamente meterle esa música. El tiempo pasó y se reconcilió con el tango. ¿Hay algo de eso en tu caso pero con el folclore?

– Antes la música era más sectaria. Hoy hay muchísimo público joven que escucha folclore y va a las peñas.  Hay muchos chicos que compran y consumen discos de folclore como de rock. Hay muchos rockeros también que escuchamos folclore. Salvo los viejos folcloristas, tangueros o rockeros que por ahí son más sectarios y no salen de ese encasillamiento. Hoy la música ya no tiene género en ese sentido. Entendemos los músicos que no hay género, que el poder abrir la cabeza a todos los estilos nos hace más ricos artísticamente.

– Recién hablabas de Dani Suárez y Pepe Céspedes. A pesar de ser tu disco solista seguís trabajando con tus compañeros de Bersuit, hasta compartiendo sello y manager.

– Lo que te puedo decir es que en el disco se ve el amor de mis compañeros hacía mi proyecto. Eso es porque somos amigos, más allá de compañeros de proyecto. Siempre vamos a querer que el otro pueda proyectar y hacer cosas más allá de Bersuit. Obviamente siempre sabiendo cuales son los tiempos de nuestra banda madre que es La Bersuit Vergarabat.

– Estuviste con Por siempre Tucu en Cosquín. Como fue la experiencia de pisar ese escenario. Hay que destacar que ya habías pisado ese escenario antes pero en el marco del rock…

– Te cuento como sucedió la invitación de Por siempre Tucu. Estábamos en un festival en el sur y habíamos tocado temprano con Bersuit y con Dani, que somos fanáticos de los Tucu, decidimos quedarnos a ver el show de ellos. Estábamos al costado del escenario cantando cual fanático a viva voz las canciones de Por siempre Tucu. El presentador, que es amigo personal de ellos, irrumpe el show y les dice que había dos personas al costado del escenario que querían subir a cantar. Roberto dice que pasemos pensando que era una broma. Subimos a cantar Lunita tucumana. Después pasaron un par de años y un día volvíamos con Dani de grabar y me llama al celular un número que no conocía, era Roberto de los Tucu, que había escuchado mi disco y que tenía la idea de invitarme al festival. Obviamente le dije que sí porque, más allá que la vida me dio la oportunidad de pisar grandes escenarios del rock, siempre tuve el sueño de subirme a un escenario de folclore para hacer folclore y con Por Siempre Tucu sabía que iba a ser una experiencia maravillosa. Tuvimos un primer encuentro donde charlamos de la vida y me preguntó que zamba quería cantar. Yo le dije un montón de zambas y me dijo «subí a cantar Zamba de amor y mar como voz líder y después te quedas hasta el final». Me abrieron su puerta para que me pueda desenvolver y hacer lo que yo quiera en el escenario dentro de lo que ellos necesitaban.  Fue un sueño hecho realidad.

– ¿El hecho de subir al escenario con ellos crees que te abre la puerta a nuevos públicos? Más de uno se debe haber sorprendido verte cantando folclore…

– Mucha gente después de cantar la primera estrofa aplaudió y eso es porque ya abrieron su corazón. Fue muy importante la humildad de Por siempre Tucu al invitarme y el amor que le puse tanto yo como la gente que estuvo ahí. Es una exposición enorme estar ahí.

– ¿El hecho de que grupos de rock hagan folclore o como vos hagan un disco netamente folclórico ayuda a difundir el estilo en nuevos públicos?

– Estos proyectos ayudan a que un rockero le habrá las orejas al folclore y viceversa. Hay que tratar que con éstas causalidades de juntarnos rockeros con folcloristas hagan que la música vaya más allá del género musical.  Ayuda que tanto jóvenes como grandes puedan disfrutar de la música.

En Cosquín junto a Por siempre Tucu. Fotos: Mauro Kunath.

– Me animaría a decir que estamos en un momento donde la música está dejando de dividirse por género, por lo menos en los principales festivales. Encontrás festivales como el Lollapalooza donde L-gante comparte escenario con The Strokes, Iley Cyrus y Foo Fighters. Un Jesús María donde folcloristas comparten escenario con el cuarteto en el mismo día. En el Cosquín rock compartieron grilla Wos, Julieta Venegas, Silvina Moreno, Fito, Ciro y la Mona…

– Eso es algo que hicieron los festivales. En los 90 la música era más sectaria, el que escuchaba a Los redondos no escuchaba Soda Stereo. Había hasta rivalidades futbolísticas entre bandas. Los festivales han influenciado a las generaciones a disfrutar de una banda de reggae, seguida por una banda de pop, heavy metal o folclore. La cantidad de estilos que se pueden ver dentro de un festival hace que se pierda un poco esa rivalidad y sectarismo que había en los 90.  Celebro y agradezco a  los festivales que han implementado eso.

– También han hecho lo suyo bandas como Bersuit  mezclando murga con rock o folclore. Como también lo hizo Divididos haciendo El arriero, Guanuqueando o Vientito de Tucumán.  Ni hablar de bandas como Arbolito o Pampa yakuza con una impronta folclórica muy fuerte…

– Hay muchas bandas que hicimos muchos estilos y que han ayudado un poco. Cuando empezamos con Bersuit no nos catalogaban como una banda de rock porque hacíamos folclore y cumbia. Pero en realidad estábamos haciendo nuestro propio estilo. De alguna manera pertenecemos a ese grupo de músicos que hicieron que la música vaya más allá del género.

– Para terminar… me imagino que estarás pensando en presentar el disco por distintos lugares.

– Ahora estoy haciendo en el Auditorio Oeste una serie de peñas. Ya voy por la segunda que es donde hice la presentación oficial. De esas peñas llamadas Las peñas del Cóndor me quedan todavía cuatro por hacer. Después  trataré de armar algo en Capital y otras provincias para que la gente pueda disfrutar de esta faceta folclórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.