Por Pedro Robledo | pedritoro@hotmail.com

Fotos: Kristin Aafloy Opdan


Publicado como Bla Is Rod Jord en octubre de 2019 en Noruega, en noviembre de este año se lanzó finalmente en Argentina Hielo azul, tierra roja, el decimotercero de la prolífica discografía del acordeonista argentino Chango Spasiuk. Antes, como adelanto, habían dado a conocer el sencillo Caa Catí, compartiéndolo en las redes.

El músico misionero nacido en Apóstoles, la capital de la yerba mate, como toda la comunidad artística, debió reinventarse en pandemia. Se dedicó en estos meses a dar clases de acordeón por zoom y a reorganizar su dispersa discografía. Y también a pensar cuándo y  cómo publicar finalmente este disco en Argentina. “No era un disco para mostrarlo en el verano. Estaba previsto lanzarlo en abril, pero se vino la pandemia y se postergó todo. Fueron pasando los meses, esperando el momento, y el momento no llegaba así que decidimos no esperar más y publicarlo”, comenta.

En un Facebook live, “picó” el disco con el teléfono frente a un equipo de música y fue interesando a sus seguidores. Ahora ya se puede escuchar en Spotify ó en YouTube. “Veremos el próximo año si hacemos un tiraje en CD, en formato físico. Por ahora, sólo edición digital”, agrega al respecto.

El punto que disparó la idea fue un “enamoramiento mutuo” con Per Einar Watle, el reconocido guitarrista noruego con quien armó el plan de grabar.  En la época de Tarefero de mis pagos (disco de 2004), tocó en Oslo en un festival de músicas del mundo. Años después, volvió a girar por Oslo, ahí se cruzó con Per. “Cuando volví a Argentina, escuché sus discos y quedé muy enganchado con su sonido. El toca una guitarra muy particular, la guitarra del jazz gitano. Acá el instrumento sólo se conoció en manos de Oscar Alemán, parece de cuerdas de acero, pero, por el tipo de fabricación, suena muy dulce y tiene muchos armónicos”, refiere.

A Spasiuk le surgió la iniciativa de grabar juntos y Per Einar le dijo:  “por supuesto”. En la época del mundial de Rusia, viajó a Noruega y en una semana armaron el concepto del disco. Luego, a principios del 2019, viajó con Marcos Villalba (músico de su grupo) y ahí armaron el ensamble para este disco, sumando al contrabajista Steinar Raknes, muy conocido en el ambiente de jazz, al percusionista Kenneth Ekornes y a la cantante folk Anne Gravir Klykken.

Con ese formato de dos percusionistas, contrabajo, guitarra, acordeón y voz grabaron diez canciones. La mitad de las canciones son “del mundo” de Per Einar y la otra mitad son de “su mundo y su tradición”. “Nos hemos encontrado de una manera muy espontánea y muy fluida”, afirma.

Per Einar Watle y Chango Spasiuk. “Que se perciba una gran química entre nosotros, tiene que ver con un respeto mutuo, con querer conocer al otro”

Es un disco bello, amable y cálido. El viaje propuesto se inicia con Bailando, tema nuevo del Chango, uno de los cuatro que aporta para este proyecto. “Me gustan mucho las canciones del disco. Hay canciones compuestas por Per Einar que parecen compuestas por mí. Los noruegos se han acercado más a mi tradición que yo a la tradición de ellos”, sintetiza.

El disco está compuesto por siete temas en formato instrumental y tres incluyendo voces. Para el rescate de El boyero, clásico de Eustaquio Vera y Cocomarola, Anne Gravir y Verónica Salinas realizaron una traducción al noruego y la canción suena con algunos fragmentos en castellano y otros en esa lengua nórdica. “No fue nada fácil, pero ella es muy talentosa. Sin saber castellano, aprendió por fonética a cantar una parte del tema. Tiene que ver con que ella ha cantado mucha música folklórica, aunque no sea la nuestra, por eso logra transmitir lo que dice la letra”, explica.

También hay una versión, con el mismo tratamiento estético, de Sólo para mí, publicado originalmente con las voces de Mercedes Sosa y Víctor Heredia en el disco Chamamé crudo (2001). Otra de las perlas del disco es Folks & People, canción que canta en inglés el contrabajista Raknes. “Cuando escuché la letra, que habla de distintas personas, me sonaba a Un mar de fueguitos de Eduardo Galeano, entonces le incorporé el recitado de ese texto”, agrega.

Portada del disco Hielo Azul, Tierra Roja

Aunque parezca que entre la tierra colorada y la temperatura bajo cero no hay ninguna conexión, cuando uno quiere acercarse al otro siempre se encuentra un punto de contacto. “Que se perciba una gran química entre nosotros, tiene que ver con un respeto mutuo, con querer conocer al otro”, afirma. Y agrega que “es bello cuando no es solamente una metáfora, un anhelo ó una idea, sino que después nos sentamos a tocar y concretamos el proyecto e hicimos el disco. No ha sido nada forzado, fue súper fluído, el resultado está a la vista”, comenta satisfecho.

Rita, composición del Chango, también es un tema nuevo. Su aporte se completa con una nueva versión de Misiones. ”Tengo muchas versiones, esta me parece una de las más bellas”, asegura. “Me gusta mucho el sonido del disco.  Desde Tarefero, Pynandí y el concierto en el Colón, vengo muy enamorado del sonido camarístico”, agrega.

Spasiuk no sólo consiguió que cuatro noruegos toquen chamamé, sino además que también Per Einar componga con este ritmo del litoral argentino. Caa Catí y Julián, son composiciones de Per que son chamamés hechos y derechos, como para colgarlos en un cuadro, y son hechos por noruegos…”, relata sorprendido.

En Corrientes y Hielo azul, tierra roja, obras de Per, también se destacan el swing del contrabajista y la capacidad de improvisación que muestran los percusionistas.  Además de su rol como co-productor junto al Chango, el guitarrista noruego se ocupó de la mezcla final del disco. “Tengo muchas ganas de que los noruegos puedan venir a la Argentina y que toquemos mucho por acá”, expresa deseoso y esperanzado.

El Chango Spasiuk continúa borrando fronteras musicales  y expandiendo los límites estilísticos. Se le reconoce esta impronta y lo certifica el modo de presentar este disco que utilizó la Real Embajada de Noruega en Argentina y que concuerda plenamente con las intenciones de los músicos. “Cuando las fronteras se cierran y los aviones dejan de volar, la música sigue uniendo a los pueblos”, reza el mensaje oficial de la representación nórdica en nuestro país.

6 comentarios para “Borrando fronteras. El disco del Chango Spasiuk con músicos noruegos

  1. Daniel Lamagni dice:

    Como siempre BRILLANTE.

  2. Damian Arapayu dice:

    Musica de pueblos diferentes,pero que encuentran muchos puntos en común, eso es lo que puede la musica

  3. Monica dice:

    Chango Spasiuk, músico de alma, con la humildad de los grandes

  4. Patricia Centurión dice:

    Magnifica experiencia. Formidable expandir las fronteras y el alma! Gracias por compartirlo. Gracias Chango querido! Música por siempre…💖

  5. Jorgelina dice:

    Genio!!! Felicitaciones!!!

  6. Marcelo Romero dice:

    Una Obra maravillosa que nos llena el alma… Saludos desde Misiones!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.